2 de mayo de 2013 / 05:54 p.m.

Veracruz • El gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, no descartó que la delincuencia organizada pudiera estar involucrada en la agresión que sufrieran anoche migrantes centroamericanos, quienes estaban en un tren al sur del estado.

Duarte de Ochoa dijo que no hay elementos para afirmarlos, pero tampoco para descartar que se tratara de intento de extorsión por parte de criminales, pues los migrantes están expuestos a muchas cosas en su tránsito por el país.

En el incidente, resultaron heridas 9 personas, después de que fueran lanzadas de un tren en el que viajaban. Presuntamente, las personas que las arrojaron pretendían obligarlos a pagar una cuota.

De acuerdo a testigos y los propios lesionados, quienes se negaban a pagar por transitar por la zona sur del estado 100 dólares que les exigían, los golpeaban y tiraban del tren en movimiento, varios de ellos cayeron entre las Barrancas en Cosoleacaque hasta la comunidad de Las Barrillas en Coatzacoalcos.

Los sin papeles presentan heridas punzocortantes y golpes, ya que varios trataron de salvarse lanzándose ellos mismos del tren en movimiento hacia terrenos de diversas comunidades por donde transita el ferrocarril.

A través de un comunicado, el gobierno estatal indicó que a través de la Secretarías de Salud y Protección Civil atendió a 9 migrantes que resultaron lesionados “en una riña mientras viajaban a bordo del tren que los traslada en su paso por la entidad veracruzana”.

Tras los hechos suscitados al sur del estado, se desplegó un operativo de las fuerzas del orden.

Por otro lado, Javier Duarte indicó que los lesionados fueron atendidos en el Hospital General de Minatitlán y en el Hospital Comunitario “"Valentín Gómez Farías"” de Coatzacoalcos.

Tras este incidente unos 300 indocumentados se concentraron en el parque central de la comunidad de Barrancas y en la iglesia del municipio de Cosoleacaque y otros en un albergue en Coatzacoalcos, donde están siendo atendidos.

ISABEL ZAMUDIO