2 de mayo de 2013 / 09:08 p.m.

Monterrey • Los dueños de los casinos que han sido cerrados, deben prever la seguridad y tranquilidad para sus empleados, quienes acuden a protestar a los bajos del Palacio Municipal de Monterrey alegando que tienen más de dos meses sin laborar, dijo Sandra Pámanes.

La secretaria del Ayuntamiento regiomontano, explicó que el municipio ha actuado conforme a derecho al clausurar este tipo de negocios, porque habían estado trabajando en la ilegalidad.

"Por parte nuestra estamos actuando conforme a la ley, porque los negocios que hemos cerrado estaban ilegalmente y eso ellos lo saben, no estamos ajenos a la situación que viven los trabajadores, pero los dueños de los casinos deben prever la seguridad y la tranquilidad para los empleados y sus familias", comentó Pámanes.

Agregó que los casinos que están abiertos son porque trabajan de manera legal y tienen todo en regla o están amparados, no por favoritismo de las autoridades.

La funcionaria manifestó que por lo pronto 10 negocios de ese giro se encuentran cerrados y no negociarán porque con la ley no se hace eso.

En fechas recientes se han realizado protestas en los bajos del Palacio Municipal de Monterrey, por parte de empleados que exigen se abran los casinos ya que tienen más de dos meses sin trabajar.

Los trabajadores piden una audiencia con la alcaldesa Margarita Arellanes, ya que consideran, es una injusticia lo que les están haciendo, porque tienen familia que mantener, sin embargo, cabe la posibilidad que presuntamente esas movilizaciones puedan ser orquestadas.

Sobre ese asunto, Sandra Pámanes añadió: "sería lamentable que a esa gente (que acude a protestar) la estén utilizando para algún golpeteo político", apuntó la secretaria del Ayuntamiento.

El pasado martes, acudieron decenas de trabajadores de los casinos al "Palacio de Cristal" para protestar, gritando que iban a subir las escaleras para llegar a la oficina de la alcaldesa, pero de pronto, se retiraron sin decir más.

IRAM OVIEDO