18 de febrero de 2013 / 03:16 p.m.

Monterrey • Elio Gerardi, hermano de Bruno, vendía hornos de cerámica y pactaba contratos llave en mano de cementeras en Irak, pero especialmente en México.

Los hornos los utilizaban para ocultar las drogas producidas y vendidas por traficantes de droga mexicanos.

Así se refirió el 23 de mayo del 2012, el periódico italiano La Gazzetta Di Reggio de dos de los 26 italianos, algunos residentes en Nuevo León y cinco regios,-junto con un hindú y tres polacos-, que conformaban parte de una red de presuntos narcotraficantes desarticulada en Italia después de la investigación Operativo Monterrey que se prolongó por 10 años.

A los italianos Bruno Gerardi Poggioli, Guiliano Baragiotta y el regio Reynaldo Oyervides Jaime pesaba una orden de aprehensión internacional tras ser investigados por la Sección Antidrogas de la Policía de Palermo, la Policía Nacional de Iatlia y la DEA, que terminó en la desarticulación de la narcored el 22 de mayo del 2012 en Roma.

Los otros mexicanos involucrados, presuntamente de Monterrey, pero que no cuentan con empresas y terrenos en Nuevo León, son Juan Felipe Álvarez, los hermanos Arturo y Rodrigo Mora Mondragón y Humberto Valenzuela Ochoa.

Para confirmar que fueran Gerardi, Baragiotta y Oyervides, Multimedios logró cotejar las fechas de nacimiento que incluyó el Tribunal de Parlermo, Italia, en su sitio web oficial, y las actas constitutivas de las compañías que fundaron en Nuevo León.

Gerardi cuenta con 44 años, del 28 de agosto de 1968-, pero en las empresas registradas en NL modificó el año por el de 1961; Baragiotta, del 5 de octubre de 1954, y Oyervides, del 12 de enero de 1970.

A la narcobanda se les giró una orden de aprehensión internacional, sin embargo, en el 2007, los mexicanos fueron identificados y liberados, lo que permitió continuar la investigación que llevó al arresto de sus cómplices en Italia.

Las investigaciones comenzaron hace seis años, cuando el 28 de julio de 2006 la policía italiana localizó un camión que transportaba 500 kilos de cocaína pura con un valor de más de 250 millones de euros, procedente de México.

La investigación apuntó que 11 de los sospechosos son de Palermo, todos vinculados al clan mafioso de Brancaccion.

Siete personas son buscadas en México y los Estados Unidos.

Uno de los principales centros de tráfico de drogas sería Bruno Gerardi, de Módena, residente en San Pedro Garza García.

EDUARDO MENDIETA