2 de abril de 2013 / 01:57 p.m.

 La Fiscalía General del Estado anunció el arresto de 31 presuntos homicidas implicados en 20 de las 45 ejecuciones ocurridas durante el mes de marzo en Ciudad Juárez, donde las corporaciones policiacas trabajan en código rojo.

Al detallar los resultados que se obtuvieron en el combate contra la delincuencia realizado el mes pasado, el vocero de la FGE, Arturo Sandoval Figón, destacó el esclarecimiento de 20 homicidios dolosos cometidos en esta localidad.

"“Se integraron 17 carpetas de investigación con 20 víctimas y se detuvo a 31 personas relacionadas con esos casos; en total se cometieron 45 homicidios, de los que 24 se realizaron con arma de fuego, 12 con arma blanca y 9 por golpes”".

"“La solución a estos expedientes se dio gracias a la investigación desplegada por agentes municipales y estatales: 14 arrestos fueron por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y el resto por esta autoridad investigadora”", destacó.

Hizo notar que 16 de los homicidios fueron resueltos en términos de la flagrancia con la detención de 25 presuntos homicidas, y los otros 4 homicidios se resolvieron al detener a 5 adultos y un menor al cumplimentarles una orden de aprehensión.

En otro orden, se dio a conocer que durante el mes de marzo se registró el robo de 408 vehículos, de los que 58 de ellos se cometió con violencia. Es de resaltar que en este mismo periodo se recuperaron 280 vehículos, apuntó la FGE.

También se cumplimentó un total de 60 mandamientos judiciales al detener al mismo número de prófugos que eran buscados por la autoridad investigadora por los delitos de homicidio, violación, fraude, robo, robo de vehículo, entre otros delitos.

Por último se señaló que durante marzo se recibieron 51 órdenes de aprehensión por parte de los tribunales de Garantía y juzgados penales, con lo que se combatió el rezago en el sistema tradicional al ejecutar 9 órdenes de aprehensión más.

Cabe destacar que a causa de los ataques armados de que han sido objeto agentes de todas las corporaciones en esta frontera, las oficinas permanecen bajo el resguardo de varios elementos y se patrulla en dos o más unidades para evitar alguna agresión.

 — JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO