27 de junio de 2013 / 01:29 a.m.

Está noche en Cancún se duerme con el enemigo, parece ser un título de película pero no, se trata de una historia real donde dos acérrimos rivales deberán de coexistir en un mismo lugar por las próximas 40 horas como mínimo.La razón es simple, los Rayados arribaron al hotel Iberostar, sede tradicional de su trabajo de pretemporada, aunque con la diferencia de que este año compartirá dos días con Tigres quienes están en sus últimos días de trabajo de playa, lo que hace que el contacto personal entre los antagónicos clubes se de.Monterrey arribó con las bajas de ocho seleccionados; Jesús Zavala, Hiram Mier, Severo Meza, Leobardo López, Jesús Corona, Bernardo Hernández, Guillermo Madrigal y Jonathan Orozco, sin emargo presenta un basto plantel reforzado con caras nuevas y algunos elementos Sub. 20Uno a uno los integrantes del equipo fueron ingresando al hotel sede donde trabajaran de aquí al seis de julio antes de encarar sus duelos amistosos.En el grupo resaltó la buena camaradería que hay en la plantilla, principalmente entre Dorlan Pabón y Humberto Sauzo, pues parece que el colombiano a encontrado en el andino el compañero ideal.Tras instalarse, el equipo albiazul sostuvo una charla privada antes de dirigirse a la cena. Las actividades de la Pandilla en Cancún inician con la sesión de trabajo matutina la cual presumiblemente sera en playa, al medio día gimnasio y por la tarde trabajo con balón.

José Luis Garza