— VÍCTOR HUGO MICHEL, JESÚS RANGEL Y CAROLINA RIVERA
1 de febrero de 2013 / 02:20 p.m.

Desde 2008, la dirección corporativa de Administración advirtió a Pemex sobre las deficiencias que existen en la seguridad de las instalaciones del Centro Administrativo, que incluso han derivado en el incumplimiento de diversas normas oficiales.

Según los reportes que ha entregado dicha área de la paraestatal, el edificio donde se registró la explosión este jueves (de más de 25 metros de altura y con una población de unos mil 526 trabajadores) ni siquiera cuenta con una escalera de emergencia para el desalojo en caso de emergencia.

Desde hace cuatro años, los trabajadores del edificio B-2 del Centro Administrativo de Pemex deben desalojar el inmueble por las escaleras de uso normal, que desembocan en la planta baja a los vestíbulos de elevadores, lo que dificulta y eleva el tiempo de desalojo hasta por 12 minutos.

Según estudios, con 5 millones 500 mil pesos se podría ubicar una escalera de emergencia entre los edificios A y B-2, lo que permitirá cumplir la Norma Oficial Mexicana NOM-002STPS-200 y salvaguardar la integridad de las personas.

En el mismo año también se alertó sobre la necesidad de reforzar la seguridad física en el Centro Administrativo, que permitará “"que el personal de seguridad esté en condiciones de actuar de manera oportuna, a fin de prevenir eventos o actos hostiles que puedan poner en riesgo la integridad de las instalaciones y trabajadores"”.

Para ello son necesarios 23 millones 848 mil 160 pesos, ya que "“la ubicación geográfica del centro es de alto riesgo"”, sin mencionar que las instalaciones son consideradas como estratégicas.

Asimismo, la dirección corporativa advirtió, desde 2009, sobre la urgencia de ampliar la capacidad del sistema contra incendios, que permitirá reducir riesgos y proporcionar una atención oportuna para minimizar las afectaciones a las instalaciones y preservar la integridad física de los trabajadores.

De acuerdo con las estimaciones, el proyecto requiere una inversión total de 10 millones 440 mil 696 pesos, con lo que se puede adquirir equipo contra incendios, la sustitución del sistema de detección de humo y aviso de siniestro, así como la ampliación y equipamiento de la central; sin embargo, el requerimiento tuvo que realizarse nuevamente para ser integrado al Presupuesto Programable del Gobierno federal durante 2011.

De forma paralela, se solicitó en 2011 realizar una inversión de tres millones 890 mil 900 pesos para contar con extintores con agentes humectantes en el inmueble.

La solicitud se derivó tras detectar que al menos 150 de los extintores de diferentes áreas del Centro Administrativo tienen más de 15 años de antigüedad; mientras que de los dos mil 226 equipos portátiles y de carretilla, 395 tienen ya 20 años de antigüedad.

Para 2012, se solicitó adquirir equipos de aire autónomo para ataque contra incendio y compresor para recarga de cilindros de aire, a fin de resguardar la integridad del personal que intervenga en el control de una emergencia por incendio en los edificios del Centro Administrativo.

El proyecto únicamente prevé la inversión de un millón 250 mil pesos ante lo antiguo del equipo con el que se cuenta, ya que tiene más de 10 años de antigüedad y "“requiere su cambio debido a las malas condiciones de sus componentes, lo que causa incertidumbre en la seguridad de su uso”".

Mientras que para 2012 y 2013, la dirección corporativa presentó dos proyectos de inversión: el primero, para adquirir un sistema de detección de humo para el edificio que registró la explosión la tarde de ayer; y el segundo, para la adquisición y equipamiento de vehículos contra incendios y maniobras.

"“La capacidad de sistema de detección de humo y aviso de incendio se ha visto notablemente reducida, ya que los equipos instalados tienen una antigüedad de más de 20 años, por lo que más de 60 por ciento de los mismos no son confiables en su operación por la falta de refacciones, ya que no existen en el mercado por su obsolescencia"”, agrega el documento.

La dirección corporativa estimó que dicho proyecto debería ser ampliado a dos edificios más, así como dos acciones más en tres diferentes inmuebles adicionales, lo que requiere una inversión de 7 millones 900 mil pesos.

En tanto que la adquisición de vehículos para este tipo de emergencias, responde a que las unidades han llegado al final de su vida útil, lo que obliga a realizar una inversión de 32 millones 500 mil pesos.

Pese a las diversas solicitudes, de acuerdo con la Cartera de Programas y Proyectos de Inversión de la SHCP, todos los proyectos se encuentran vigentes. En el caso de la ampliación de la capacidad de los sistemas contra incendios se registra un 67.3 por ciento de avance; el plan de intercomunicación de los inmuebles del Centro Administrativo, en 63.6, y la sustitución de los sistemas de detección de humo y protección contra incendio, en 8.35.