22 de abril de 2013 / 12:57 p.m.

La preocupante situación que viven habitantes de decenas de rancherías del sur de Nuevo León ha llevado a las autoridades de Doctor Arroyo y Galeana a suspender todo tipo de obras, para enfrentar la sequía.

Al pasar el tiempo y las lluvias que no llegan, cada día más comunidades se quedan sin agua, y no les alcanza ni para el consumo humano, por lo que se las tienen que llevar en pipa, refirió el alcalde de Doctor Arroyo, Juan Espinosa Eguía.

“Estamos en estado crítico, pero si no llueve pronto, todavía va a ser más difícil por los meses de más calor: mayo, junio y julio. Ojalá nos llueva pronto, son 80 comunidades que están batallando con este líquido”.

En un recorrido por ejidos, observamos sus aguajes ya secos. En Galeana están sin agua 120 rancherías, distribuyen el agua en nueve pipas, expresó el alcalde Juan Antonio Méndez.

“De nueve a diez comunidades diarias, el desabasto es tremendo, la sequía está intensa, elconsumo humano es la prioridad”.

El presupuesto de estos municipios está enfocado a los gastos de llevar el agua a los ejidos, en traslado, combustible, choferes y refacciones de las pipas.

...Y LINARES LANZA LLAMADOEl municipio de Linares está atravesando por un serio problema de sequía, por lo que el presidente municipal José Roque González, urgió a las autoridades a atender el tema, antes de que la situación se complique.

Entrevistado al término del programa Cambios, que conduce el arquitecto Héctor Benavides, el edil manifestó que existe una grave preocupación en la economía básica en parte del sector agropecuario, por lo que solicitó al Gobierno Estatal la creación de empleos temporales.

“Si no hay producción agropecuaria, se afecta mucho a la pequeña y mediana economía rural y esto trae muy graves problemas. Ahorita andamos pidiendo al Gobierno del Estado el empleo temporal para atender en gran parte la posibilidad de que la gente ingrese algo a sus familias y atenúe la problemática que hay en torno a la sequía”, expresó.

“Queremos pedirle al Gobierno que saque los planes emergentes para el problema de la sequía, tanto en apoyo de empleo temporal como en apoyo de despensas, todo el apoyo que podemos darle a la comunidad, que ocupa en las comunidades rurales”.

Detalló que son alrededor de 104 comunidades las que requieren del apoyo, y es que dijo que hasta hace tres años no le pedían agua, pero dicha situación ha cambiado. Además, no cuentan con las pipas suficientes, al sólo tener dos.

“Todas tienen problema de sequía, comunidades que normalmente no solicitaban el apoyo de agua al municipio, hoy piden que les lleven agua para tomar, entonces es bien complicado porque no tenemos elementos, tenemos solamente dos pipas en funcionamiento.

“Nos dieron el anuncio de que Agua y Drenaje nos va a ayudar con una pipa más, estamos pidiendo al Gobierno apoyos apara reparar las que tenemos y entre más pasa esto y si continua así, Dios quiera que no se va a ver más complicado y atenuar más el problema”, dijo el presidente municipal de Linares.

 

Cadereyta espera estudio-El alcalde de Cadereyta, José Emeterio Arizpe Téllez, informó que en un lapso no mayor a dos semanas se obtendrá un estudio en el que se visualice la magnitud de las pérdidas en la agricultura y la ganadería debido a la sequía.

Además, el edil dijo que al menos 29 pozos para consumo humano se encuentren secos.

Entrevistado luego de su participación en el programa Cambios, que conduce el arquitecto Héctor Benavides, Arizpe Téllez mencionó que hay apoyos que ya se han entregado, sin embargo, debido a la producción agropecuaria en Cadereyta, se debe analizar a fondo las posibles pérdidas.

Detalló que tan sólo en el consumo humano, se ha estado realizando entrega de agua a través de pipas.

“Hay 23 comunidades rurales que son operados también por Agua y Drenaje y sigue operando normalmente, no ha habido desabasto. Hay aproximadamente 29 comunidades rurales que la infraestructura física de los pozos se ha agotado y se lleva el agua con pipas”.(Israel Santacruz/Monterrey)

Brígido Aguilar y Marilú Oviedo