24 de abril de 2013 / 01:35 p.m.

En el futuro, según la cinta dirigida por M. Night Shyamalan, la Tierra prácticamente expulsó a los depredadores seres humanos, que tuvieron que huir para sobrevivir como especie. Pero entonces, por motivos dramáticos y de acción, un padre y su hijo se encuentran de regreso, el mayor dependiendo del otro para sobrevivir, pero luchando por dar las órdenes correctas para que lo hagan. Es la segunda cinta que Will y Jaden hacen juntos como actores (En busca de la felicidad) y queda muy claro que su relación es intensa y un poco similar a la de sus personajes.

""Creo que hay una raíz fantástica en el centro de esta película. Esencialmente son un padre y un hijo. Un padre y un hijo adolescente en una situación de vida a muerte. Y cualquiera que tenga adolescentes sabe el concepto de ‘Mira, soy tu padre. Solo haz lo que te digo que hagas’. Y luego tienes al adolescente que está tratando de ‘individuar’. No sé si exista esa palabra, pero eso quieren hacer. Para Jaden y para mí fueron dinámicas muy interesantes porque Cypher Rage, mi personaje, es un comandante y tiene al adolescente que está creciendo en su sombra, exigiendo salir de ella.

""Es muy similar para Jaden y para mí, tratando de vivir en una situación muy similar. Ya sabes, tu padre es la estrella de cine más grande del mundo (risas), estás luchando por tu pequeñito pedazo de dignidad en esta sombra…"".

Ante las carcajadas, Jaden interfirió. ""Sí, es exactamente así. Al final de la película cuando… "", se detuvo un segundo para pensarlo dos veces y entonces: ""¡Ah, no!, eso sí no debo hacerlo. Contarles el final de la película"".

“Haces bien”, aseguró su padre ante más carcajadas de los presentes, ""Yo lo he hecho un par de veces y como que al estudio no le gusta que cuentes el final de la película. ¡Bruce Willis está muerto! ¡Bruce Willis está muerto!"", gritó sonriéndole a su director, quien brincó a la fama internacional después de El sexto sentido.

La película y la relación de padre e hijo que se ve en la pantalla se prestan mucho para que se cuestione cómo es la verdadera interacción familiar entre los Smith.

""Tú no eres estricto conmigo"", dijo pensativo Jaden. A lo que su padre acotó:

""Tenemos muy claro que no somos dueños de nuestros hijos. Estoy aquí para ayudarlos a vivirla. Los niños suelen hacer lo que haces, no lo que dices. No creemos en el castigo, lo que hacemos es que desde muy pequeño lo mandaba a sentarse y a reflexionar ‘¿Por qué es eso lo correcto para tu vida?’. Siempre nos ponen a pensar respecto a lo que hacemos mal, no lo que nos hace bien. Esto no es dictadura, es una colaboración en la que él está completamente a cargo sus decisiones"".

Sin embargo, el mismo Will admite que hubo momentos en la filmación de After Earth en los que tuvo que enfrentar la decisión respecto a si debía pensar como padre o como cineasta. Por ejemplo, explica que en una escena en Costa Rica, el encargado de las víboras le dijo que al árbol al que se iba a subir Jaden tenía varios de estos reptiles y aun así le dijo: “Vas para arriba”.

""Hubo ciertos momentos difíciles en cuanto a decisiones como padre. Hubo un par de escenas que para mí representaron la peor actuación paternal en la historia de la cinematografía"", dijo Will.

Y para añadir, su hijo exclamó, nuevamente entre sonrisas, mientras su papá mostraba lo que solo podría ser descrito como una cara de orgullo. ""Había una escena en la que me tenía que meter al agua y me dijeron, ‘ten cuidado Jaden, hay cocodrilos y pirañas. Y él (Will) dijo, pero no te preocupes, son vegetarianas’"".

— SUSANA MOSCATEL, ENVIADA