16 de abril de 2013 / 04:14 p.m.

Monterrey • La menor que fue acribillada y abandonada sin vida en calles de la colonia San Martín, al norte de Monterrey, fue novia de uno de los procesados por su participación en el ataque al Casino Royale, e incluso, estuvo detenida por varios meses a disposición de las autoridades de Justicia para Adolescentes.

Itzama Anarynsia Obregón Martínez, apodada La Chama, quien vivía en la colonia Fomerrey 106, fue detenida en el transcurso de noviembre del 2011, cuando tenía 16 años de edad, junto con Jesús Rafael Torres Bautista, apodado El Colitas, quien actualmente está recluido en el Penal del Topo Chico a disposición del juez primero de Monterrey.

Con ellos, también fueron capturados los menores identificados como Jesús, apodado Chuy Pestañas; Yesenia, de 17 y Yaresi, apodada La Ale, de 15.

Los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones detuvieron a La Chama y su banda cuando realizaban las indagatorias del ataque al centro de apuestas, donde murieron 52 personas. Durante el desarrollo de esas investigaciones no se demostró su participación, ni la del resto de los menores en el ataque al casino, pero sí se les involucró en otros hechos delictivos, por lo que permanecieron varios meses a disposición de las mencionadas autoridades.

Aunque, la madre de la menor occisa aseguró que era estudiante al reclamar su cuerpo ante el agente del Ministerio Público que integra la averiguación del caso, de las investigaciones trascendió que estaba estrechamente relacionada con la distribución de droga, principalmente, en colonias asentadas al norte de la ciudad.

La menor murió al ser acribillada junto con Sanjuana Sarahí Moreno Cerda, de 20 años de edad, quien logró sobrevivir al ataque y de acuerdo a los médicos que la atienden en el Hospital Universitario resultó con una herida de arma de fuego que no pone en peligro su vida y tarda menos de 15 días en sanar.

Los hechos en los que fueron atacadas las dos jóvenes trascendieron la madrugada de ayer en las calles Tucán e Hipólito Irigoyen, en un campo de futbol ubicado atrás de la estación del Metro San Bernabé, a la altura de la colonia San Martín, al norte de la ciudad.

Los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal buscan identificar a él o los presuntos responsables del homicidio.

Trascendió que a las jóvenes les dispararon en otro lugar y luego las dejaron en las mencionadas calles, pues no se encontraron casquillos detonados en el lugar de los hechos.

REDACCIÓN