Redacción 
24 de mayo de 2013 / 01:11 p.m.

Dallas • El abogado Juan Jesús Guerrero Chapa, oriundo de China, Nuevo León y a quien se le relacionaba con un grupo de la delincuencia organizada, fue ejecutado la noche del miércoles en Southlake, un suburbio ubicado cerca de Dallas, Texas, cuando estaba acompañado de su esposa a bordo de su vehículo.

La Policía local informó que el sicario llegó a bordo de una camioneta blanca tipo SUV acompañado de otra persona, quien se quedó en el vehículo al momento del crimen.

Guerrero Chapa recibió múltiples disparos en su cuerpo, mientras que su esposa, quien se encontraba en el asiento del conductor al momento del ataque, resultó ilesa.

Las cámaras de seguridad del centro comercial donde el abogado asesinado y su pareja se encontraban, registraron la imagen de la camioneta en la que viajaba el ejecutor, pero las placas de la unidad no fueron captadas.

El litigante nuevoleonés, quien estuvo preso en el Penal de La Palma, luego de ser aprehendido en Monterrey acusado de narcotráfico en febrero de 2002, fue liberado meses después por desvanecimiento de pruebas.

En ese tiempo se le relacionaba como cercano al entonces líder del Cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, quien fue aprehendido y extraditado a Estados Unidos, en donde fue sentenciado a 25 años de prisión en febrero de 2010, al declararse culpable de narcotráfico.

Una fuente reveló que años después, la familia de Guerrero Chapa (la madre, esposa y sus dos hijos) fue secuestrada en Monterrey.

El abogado regresó a la ciudad para negociar el rescate, y al ser liberados sus parientes, todos se fueron a radicar a los Estados Unidos.

AMIGO DE LITIGANTE FUE EJECUTADO EN MONTERREY

De manera extraoficial trascendió que Juan Jesús Guerrero Chapa era amigo de Eliseo Martínez Elizondo, un abogado que fue secuestrado el jueves 25 de abril y su cuerpo sin vida apareció al día siguiente sobre la avenida Clouthier, en la colonia Santa María, al poniente de Monterrey.

Los hechos ocurridos hace exactamente cuatro semanas, dejaron al descubierto que Martínez Elizondo era abogado de varios casinos, antros y bares de Monterrey, aunque ya no residía en la ciudad.

Una fuente reveló que tanto Martínez Elizondo como Guerrero Chapa compartían la defensa legal de varias casas de juego de Monterrey y de otras ciudades, la mayoría de ellas fronterizas.

Trascendió que ambos litigantes eran también amigos de un fiscal federal oriundo de Reynosa, con quien hacían diversos tratos para operar la defensa de sus clientes, al parecer desde un despacho legal que ambos compartían en McAllen, Texas.

Uno de los últimos casos legales de Eliseo Martínez Elizondo es un juicio oral de arrendamiento número 0287/2012 que interpuso una persona de nombre Teodoro Escamilla, cuyo expediente continuó hasta el 4 marzo de 2013.

Este recurso fue presentado contra Martínez Elizondo y Patricio Manuel Martínez Brito, éste último abogado autorizado de la empresa Comercializadora de Entretenimiento de Chihuahua que presentó un permiso falso a un juez para amparar el casino Foliatti, clausurado por el municipio de Monterrey.