4 de enero de 2013 / 01:53 p.m.

Monterrey.- La música y el ambiente del bar Internacional se apagaron de repente…

A tan sólo 20 metros, un hombre fue asesinado por desconocidos que le dispararon a corta distancia con armas de alto poder, durante los primeros minutos del viernes.

Al escucharse las detonaciones, clientes y empleados de ese popular negocio, y de otros que se localizan en la zona, decidieron retirarse y dejar la velada para una mejor ocasión.

El violento incidente fue reportado a las 00:30 horas en la acera norte de la avenida Madero, entre las calles Mariano Arista y Manuel Doblado, en el primer cuadro de la ciudad.

Junto a uno de los cajones de estacionamiento, en plena vía pública, quedó el cuerpo de un individuo de entre 30 y 35 años, que vestía completamente de negro.

La víctima sufrió varios disparos en el tórax y en el abdomen; las autoridades policiacas encontraron junto al cuerpo una decena de casquillos de grueso calibre.

Con este crimen continuó la racha violenta de ejecuciones en el primer cuadro de la ciudad, específicamente en la parte centro-norte, pese a los operativos policiacos.

Fuentes allegadas a las indagatorias indicaron que el sujeto asesinado en la calzada Madero estaba parado frente al negocio Bodega Corpovino.

De pronto se detuvo frente a él una camioneta, cuyas características no fueron precisadas, y en la que viajaban tres o cuatro sujetos.

Sin darle tiempo de reaccionar, y a menos de tres metros, uno de ellos comenzó a dispararle con un fusil de alto poder hasta darle muerte.

Oficiales de la Policía Municipal se movilizaron hacia aquel lugar, pero no obtuvieron datos del vehículo ni de las personas que perpetraron el asesinato.

En pocos minutos también se hicieron presentes paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana, pero nada pudieron por la persona baleada, dada la gravedad del caso.

El sitio fue acordonado por las autoridades preventivas, mientras elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones se dieron a la tarea de buscar pistas y posibles testigos.

Por su parte, agentes de Servicios Periciales de la Procuraduría local fijaron y recolectaron diversas evidencias, principalmente la decena de casquillos.

Los restos del desconocido fueron trasladados al Servicio Médico Forense del Hospital Universitario, donde le efectuarían los estudios correspondientes y se espera que acuda algún familiar para identificarlos y reclamarlos legalmente.

REDACCIÓN