11 de abril de 2013 / 12:57 a.m.

Guerrero • Tras la ejecución de cinco jóvenes, el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, solicitó respaldo de los gobiernos estatal y federal, para contener lo que podría ser una escalada de violencia entre grupos delictivos.

Una cartulina con un mensaje de un grupo criminal fue abandonada la madrugada de este miércoles junto a los cuerpos de cuatro jóvenes de entre 25 y 30 años de edad, que fueron asesinados en la parte baja del puente Ayutla, sobre las laterales del río Huacapa.

Otra víctima fue encontrada agonizante en el mismo lugar. Paramédicos de la Cruz Roja lo reanimaron y trasladaron hacia el Hospital General de la ciudad, pero antes de llegar expiró, por lo que la cantidad de muertos en la agresión creció a cinco.

Los vecinos del lugar relataron a la policía que aproximadamente a las 05:30 del día se escucharon dos detonaciones de arma de fuego, después varias ráfagas y luego volvió a prevalecer el silencio, hasta que llegaron las patrullas y ambulancias.

Los cuerpos tenían atadas las manos hacia la espalda, mostraban huellas de tortura y solo vestían ropa interior, carecían de calzado e identificaciones.

Mientras el hombre herido era llevado al hospital, la Policía Preventiva municipal, del estado y personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado, entre policías ministeriales y peritos, acordonaron la zona para realizar las diligencias de ley, recoger huellas y enviar los cadáveres al Servicio Médico Forense.

Aunque desde hace varias semanas en la capital de Guerrero hay 2 mil elementos de la Policía Federal atentos al movimiento del magisterio disidente, los elementos de dicha corporación no recibieron la indicación de desplazarse hacia dicho lugar.

Hasta esta tarde, los cuerpos permanecían en calidad de desconocidos.

Alcalde pide ayuda

Por la mañana, el alcalde Mario Moreno Arcos lamentó los hechos y señaló que la violencia se ha generado desde hace ya varios días; sin embargo, ahora registra un repunte evidente.

En consecuencia, dijo que se ve obligado a buscar el reforzamiento de los trabajos en materia de seguridad, por eso es que anunció una charla inmediata con el gobernador Ángel Aguirre Rivero para tratar el tema.

“Ojalá que el asunto del magisterio vaya solucionándose para que podamos retomar el tema del mando único policial, para que podamos coordinar los esfuerzos entre los tres niveles de gobierno, yo creo que eso puede ayudar en mucho”, anotó.

Ante una presunta “limpia” anunciada entre grupos de delincuentes, Moreno Arcos manifestó: “Esto es muy grave, porque eso habla de que hay enfrentamientos, habla de una pugna entre grupos asentados aquí en la capital, eso es algo que motiva y genera violencia”.

En consecuencia, dijo que forzosamente debe incrementarse el trabajo entre los tres niveles de gobierno.

Respecto a la permanencia en Guerrero de casi 2 mil elementos de la PF, que no se acercaron al lugar de la ejecución, el alcalde señaló que no están encargados del cuidado de la ciudad.

“Eso debe quedar muy claro: puede haber 100 mil (policías federales), pero si no están cuidando la ciudad, pues no vinieron a eso; ellos ahorita están atendiendo un asunto de seguridad, pero de otro tipo”.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN