Redacción
9 de septiembre de 2013 / 10:55 p.m.

 

Monterrey.- • La Procuraduría de Justicia ejecutó orden de aprehensión en contra del líder de una banda de secuestradores y cinco de sus cómplices con quienes el pasado mes de julio plagió y asesinó a un joven en el centro de Monterrey.

Estas acciones fueron cometidas después de que cobraran un rescate de 216 mil 400 pesos, de los cinco millones de pesos que le habían exigido a la familia del occiso.

 

Héctor Fernando Martínez, de 41 años de edad, apodado "El Lic.", José Luis Sixtos Castillo, "El Pagano", Óscar Armando Cristerna Zazueta, "El Gordo"; Juan Manuel Téllez Pérez, "La Pulga", Víctor Manuel Arias Pérez, "El Viejillo", y Elvia Nohemí Morales Cruz, fueron notificados este lunes del ordenamiento.

 

Ellos fueron trasladados de las celdas de la Agencia Estatal, donde estaban arraigados, al penal del Topo Chico, donde quedaron recluidos a disposición del juez cuarto penal de Monterrey.

 

Dicho juez solicitó su detención por considerarlos presuntos responsables del secuestro agravado de Oliver Gerardo Garza Villarreal, de 32 años.

 

Segú el expediente, los detenidos plagiaron al joven el pasado 10 de julio y lo retuvieron 10 días en una casa de seguridad ubicada en el centro de la ciudad.

 

El día del plagio, Garza Villarreal había acudido a una carne asada a una finca de El Barro junto con dos supuestas amigas, entre quienes se encuentra la detenida Elvia Nohemí y otra que hasta el momento se encuentra prófuga de la justicia.

 

Dan formal prisión a hermanos

El juez primero penal de Monterrey dictó auto de formal prisión en contra de dos hermanos que el 1 de septiembre asesinaron a golpes a un joven de la colonia Fomerrey 112, en Monterrey.

 

Jonathan y Francisco Javier Villarreal Márquez fueron notificados este lunes de la situación legal que deben enfrentar, en la cual los consideraron presuntos responsables del delito de homicidio calificado.

 

Ellos incurrieron en ese ilícito por haber asesinado a José Job Cruz Guel, de 27 años, a quien golpearon con un palo y a puñetazos.