28 de febrero de 2013 / 03:57 p.m.

Monterrey • Anteponiendo sus intereses políticos, Elba Esther Gordillo se caracterizó por vender a muy alto precio la estructura magisterial para decidir candidaturas y procesos electorales.

En la segunda derrota del PRI en las elecciones presidenciales, la poderosa dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación fue autora intelectual por la ruptura con Roberto Madrazo, lo que originó la fundación del Partido Nueva Alianza, institución que manejó como una ala del gremio magisterial.

Ella, en complicidad con algunos gobernadores, entre los que destacó Natividad González Parás, formó el famoso Tucom, que significaba Todos Unidos Contra Madrazo, a quien ella pronosticó su derrota.

De acuerdo a testigos, le dijo: “Roberto, acuérdate, podrás ser candidato, pero no serás Presidente de México, cuésteme lo que me cueste”, y lo logró, ayudando a quien le dieron el triunfo aún por un mínimo margen de diferencia frente a Andrés Manuel López Obrador, el panista Felipe Calderón Hinojosa.

Además de decidir candidaturas y resultados en la jornada electoral, Elba Esther logró tener posiciones en el Gabinete presidencial legal y ampliado, según allegados.

En el Gobierno de Vicente Fox, influyó para que Reyes Tamez Guerra, ex rector de la UANL, fuera secretario de Educación.

También influía en la Dirección de la Lotería Nacional, en donde puso de titular a uno de sus más estimados compadres de Nuevo León, Alfonso González Ruiz.

Además lo hizo dirigente de la CNOP, líder de la Sección 50 del SNTE, diputado federal y en el Gobierno de Rodrigo Medina atiende un área de vivienda.

De acuerdo a fuentes cercanas, a Nati lo ayudó tres veces, primero a ganar la interna en la que participaron Ricardo Canavati, Abel Guerra y Romeo Flores Caballero. Sin el apoyo de su estructura, el candidato hubiese sido Canavati.

Luego Elba Esther logró que Nati ganara por amplio margen a Mauricio Fernández, recuperando la gubernatura que el mismo González Parás perdió contra Fernando Canales Clariond.

El tercer apoyo a Nati fue sacar la candidatura quitándosela a Eloy Cantú Segovia y posteriormente la gubernatura para el joven Rodrigo Medina.

En esa ocasión el favor fue doble para el antecesor del actual mandatario estatal, pues le pidió a Elba Esther que así como solicitaba su apoyo para que ganara su delfín, que se lo retirara a Abel Guerra, para que perdiera por segunda ocasión la alcaldía de Monterrey.

En esa ocasión, la maestra Gordillo citó a los que encabezan la estructura en Nuevo León, a quienes les dijo con su voz fuerte y decisiones firmes:

“Maestros, nos vamos con Rodrigo Medina a quien vamos a hacer gobernador, pero en la alcaldía de Monterrey nos vamos a pintar de azul, Nati, nuestro amigo el gobernador, no quiere que lo apoyemos”, a decir de fuentes allegadas.

En ese entonces ya existía el Partido Nueva Alianza de manera que con la estructura magisterial y ese nuevo instituto político, sacó el triunfo que parecía difícil, de Rodrigo Medina.

Entre sus favorecidos, destaca Tamez Guerra, quien además ocupó una curul en la legislatura federal, que a la mitad de la gestión se la quitó para poner a su suplente, José Isabel Meza.

VÍCTOR SALVADOR CANALES