4 de mayo de 2013 / 04:16 p.m.

 San Pedro Garza García  • A partir del próximo año la información financiera de las empresas globales quedará al descubierto entre países y se podrá hacer requerimientos de operaciones específicas entre ellos para evitar la evasión fiscal y hacer posible el cobro de impuestos aún en otras naciones.

Con esto, el secreto fiscal no existirá y el Fisco tendrá “más armas” para cobrar ya que no será suficiente la declaración que hagan de sus impuestos, porque las autoridades responsables en materia recaudatoria podrán “pedir cuentas” en otros países con lo que la recaudación sería mayor.

María Amparo Grau Ruiz, titular de derecho financiero y tributario en la Universidad Complutense de Madrid, explicó en una conferencia organizada por la Academia de Derecho Fiscal en Nuevo León sobre el “Presente y futuro de la Asistencia Mutua en Materia Tributaria”, que hay una tendencia a eliminar reservas en la información, así como una mayor participación de gobiernos internacionales.

Por su parte, Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia de Derecho Fiscal en Nuevo León, consideró este cambio en la regulación como proveerle a la autoridad de “dientes”.

“Vaya, el Fisco va a estar más armado o preparado para poder realizar actos de fiscalización o para poder identificar donde está el dinero y finalmente eso se va a traducir en buscar que ese dinero sea para México”.

El experto en materia fiscal recordó que una Ley que se complementa con este Decreto es la Ley FATCA (por sus siglas en inglés: Foreign Account Tax Compliance Act) ya que ayuda a la eludir la evasión tributaria.

Con esta mayor transparencia, Elizondo Río recomendó a los contribuyentes a regularizar su situación fiscal para evitar sanciones.

El 27 de agosto del año pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto de la Convención sobre la Asistencia Mutua en Materia Fiscal –un convenio en el que participan países miembros de la Consejo de Europa y países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)-. Este Decreto entró en vigor en el país a partir del 1 de septiembre del 2012, pero será a principios del próximo año cuando fluya este tipo de información.

Grau Ruiz, mencionó que sin duda “la tendencia es que los Estados paulatinamente vayan retirando reservas a que cada vez más el número de entidades firmantes sea mayor y a que se sobrepase el intercambio de información porque como es dicho no bastara saber a que esa persona tiene bienes, o esa empresa tiene riqueza en otro Estado.

“Sino que al final se tratará de recaudarla como en todo proceso interno uno declara y luego paga impuesto pues aquí no bastará con declarar la información habrá que cobrar la deuda tributaria”, aseguró la experta.

Por ejemplo, permitirá tanto a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público pedir cuentas de operaciones de empresas en otros países y viceversa, otras naciones van solicitar requerimientos.

Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia de Derecho Fiscal en Nuevo León señaló:

“Muchas veces no se declaran esos ingresos si se tienen en España o en Estados Unidos no se enteraba el Estado mexicano, pero ahora ya se va a enterar entonces eso va a generar seguramente actos de fiscalización y finalmente el origen de todo esto es recaudar más”.

Destacó que lo novedoso con este convenio es que no sólo consistirá en el intercambio de información sino que se podrá solicitar información concreta entre naciones y al final será posible una colaboración para el cobro de los impuestos:

“(Un ejemplo de México hacia España:) “Necesito que me informe cuáles son los bienes que tiene esta persona allá o bien tengo este crédito fiscal en México y esta persona no tiene bienes en México pero sé que tiene en tu Estado, queremos saber cuáles son y que me ayudes a embargar y a cobrar y finalmente ese dinero una vez que lo recaudes me lo devuelvas a mí”, eso es algo novedoso, no lo hemos visto y no se ha usado.

 — ALEJANDRA MENDOZA