12 de mayo de 2013 / 05:17 p.m.

 No son demasiadas las mujeres rockeras con la trayectoria de Ely Guerra. Con casi 20 años de carrera, la artista regiomontana cuenta con ocho discos, además del dvd, Ciclos de reciente aparición. La también hija el director técnico Alberto Guerra debuta como empresaria con su sello Homey Company.

SU NUEVO MATERIAL SE LLAMA CICLO, ¿POR QUÉ?

Cierro un ciclo personal y otro musical. A través de la música que escribo me doy cuenta de los cambios que ocurren en mi vida. La espiral de mi vida continúa su camino sin pausas.

CERRAR UN CICLO A LOS 41 SUENA A CRISIS DE LOS 40, ¿ES ASÍ?

Lo hace sonar gracioso, y sí, así lo es. No hay nada de mi edad que me haga daño, es decir, de los diferentes significados de la palabra "crisis" el que me corresponde ahora es cambio. Estoy en un proceso de cambios importantes que producen cierta inestabilidad pero por otro lado, me siento más fuerte que nunca.

¿LANZAR UNA DISQUERA EN PLENA CRISIS DE LA INDUSTRIA MUSICAL ES NECEDAD, FE O REBELDÍA?

Es disciplina laboral y valentía. Homey Company no se gesta como un espacio para proteger la música inédita de otros, yo solo abrí un espacio para proteger mi creación y generar, engrandecer y mejorar las oportunidades de trabajo que me brinda la música.

ENUMERE LAS MEJORES COSAS QUE LE HADA DADO EL ROCANROL…

La libertad de un trabajo creativo a mi manera, una vida protegida y acompañada por los que amo, la satisfacción de fronteras con mi música y, es cierto, romances inolvidables.

Y LAS PEORES…

No puedo pensar en nada malo, el rock solo me ha dado oportunidades positivas para crecer la vida que quiero.

NO TODOS LOS ARTISTAS LE DAN AVENTÓN A SUS FANS, ¿EN VERDAD ES TAN BUENA ONDA?

¡Cómo sabes eso! Sucedió saliendo de un concierto en el DF. No se trata de "quedar bien" o de ser buena onda, se trata de ser lógico; ellos iban caminando por calles oscuras. Fue un acto de sentido común, cautela, las mujeres intuimos y actuamos en base a ello.

SUELE SUCEDER QUE ATRÁS DE LAS FIGURAS DE LA MÚSICA HAY PERSONAS MUY INSEGURAS, ¿ES SU CASO?

Sí, la inseguridad me asalta en toda circunstancia, pero me impongo a ella mediante la práctica de lo que más amo: la constante búsqueda de la creación y el movimiento.

¿QUÉ ES MEJOR COCINERA O COMPOSITORA?

Cocinera, seguro coincidirán los expertos en música.

¿LE GUSTA EL FUTBOL?

No sé si me gusta como tal el futbol, pero me encanta lo que existe alrededor de él. Es la vida que nos tocó vivir como familia y me fascina.

UN BUEN ACTO DE REBELDÍA HABRÍA SIDO IRLE AL AMÉRICA, ¿QUÉ HABRÍA DICHO SU PADRE?

¡No sé, imagínate! Solo me veo yéndole al América si Alberto estuviese al mando, cosa que por cierto no es mala idea…

¿TIENE GUSTOS CULPOSOS?

No. Soy ermitaña y necesito de mi espacio en soledad y en silencio para generar un vínculo con lo demás. Generalmente no escucho música y cuando lo hago, escucho aquello que mi círculo cercano me quiere presumir o compartir. Mis amigos son artista de diferentes disciplinas, personas cultivadas y melómanas, por lo general cuando oigo música lo hago con estilo gracias a ellos.

EL DISCO QUE MÁS LA SORPRENDIÓ ÚLTIMAMENTE ES…

El último trabajo que me atrapó realmente fue el score/soundtrack de una película. No es un filme de última temporada, pero apenas lo vi. Me refiero a la adaptación gringa de la novela sueca Los hombres que no amaban a las mujeres, cuya versión en cine es La chica del dragón tatuado. La música es de Trent Reznor y Atticus Ross, es sin duda, el personaje invisible de mayor fuerza en toda la trama.

HÉCTOR GONZÁLEZ