20 de enero de 2013 / 12:25 a.m.

Durante el accidente, Enrique Rodríguez Flores de 12 años, resultó con serios daños en la cabeza por lo cual fue trasladado de inmediato a un hospital del municipio de Montermorelos.

 

General Terán, NL.- Un autobús de pasajeros que circulaba en sentido contrario, a exceso de velocidad y que no respetó un señalamiento de alto, provocó un aparatoso choque luego de embestir a una camioneta en la que viajaba como acompañante un menor de 12 años que resultó gravemente lesionado.

Los hechos ocurrieron la tarde de este sábado en la esquina de las calles Reforma y Mina en pleno centro del municipio de General Terán, participando según las autoridades como principal responsable, la unidad 517 de la empresa autobuses Azules que era conducida al momento del accidente por Mariano García Carrillo según un gafete de la misma empresa, quien se dio a la fuga sin que fuera detenido.

Según información dada conocer por testigos de los hechos, el camión de pasajeros circulaba a toda velocidad por la calle Mina en sentido contrario y sería al momento de llegar al cruce con calle Reforma cuando al ignorar un señalamiento de alto, se impactara de lleno contra una camioneta Chevrolet modelo 92 en color azul.

Esta era conducida por Enrique Rodríguez de la Cerda, de 36 años domiciliado en el fraccionamiento El Dorado en General Terán, viajando como acompañante su hijo Enrique Rodríguez Flores de 12 años quien recibió el impacto directo y fue llevado a un hospital de Montemorelos por un vehículo particular con serias lesiones en la cabeza.

Tras arrastrar la camioneta por varios metros el camión de pasajeros derrumbó un barandal metálico así como la barda de una vivienda, provocando daños severos en la misma para luego el chofer salir por una de las ventanas y darse a la fuga ya que no llevaba pasaje al momento del choque y hasta la tarde del sábado no había sido detenido ya que personal de la empresa lo protegió en la oficina de autobuses en Montemorelos según reveló la autoridad.

Vecinos del lugar dieron a conocer que desde hace varios meses y tras haber llegado aparentemente a un arreglo con alguna autoridad municipal, unidades de la empresa Azules y Amarillos comenzaron a circular en contra por calle Mina para llegar directamente a la oficina que se localiza a penas a una cuadra del lugar del percance.

UBALDO REYNA