1 de junio de 2013 / 05:23 p.m.

El colombiano Radamel Falcao, nuevo delantero del Mónaco, lloró hoy en su despedida del Atlético de Madrid, en la que la emoción y las lágrimas sólo le permitieron articular unas cuantas frases de agradecimiento al club, a la afición y a sus compañeros y le impidieron responder a la prensa.

Con un cuarto de hora de retraso, con la sala Vip del estadio Vicente Calderón como escenario de su último momento como jugador rojiblanco, antes de emprender su nuevo reto en el Mónaco, Falcao dijo adiós al Atlético, el club en el que ha pasado los dos últimos cursos, con el que ha ganado tres títulos (una Liga Europa, una Supercopa y una Copa del Rey) y con el que ha marcado 70 goles.

Con el lema 'Gracias Tigre', estuvo acompañado de su esposa, Lorelei, y de Enrique Cerezo, Lázaro Albarracín y José Luis Pérez Caminero, presidente, vicepresidente y director deportivo del Atlético, respectivamente. Tras las primeras palabras de Cerezo, le tocó el turno a Falcao. No pudo hablar entre lágrimas.

La emisión de un vídeo, con sus mejores goles, como los dos que anotó en la final de la Liga Europa ante el Athletic, los tres que consiguió en la Supercopa frente al Chelsea, y con las alegrías de los trofeos que levantó como rojiblanco, le ofreció tiempo para aliviar su emoción, que permaneció durante toda la despedida.

Pidió agua. Bebió. De nuevo tomó el micrófono. Lo intentó dos veces. No pudo. "Muchas gracias Enrique (Cerezo), José (Luis Pérez Caminero...". El sentimiento de su adiós al Atlético cortó de nuevo sus palabras, las primeras en rueda de prensa tras el anuncio oficial del viernes de su incorporación al Mónaco.

"Gracias a Miguel Ángel Gil, Enrique Cerezo, Caminero, Simeone, Gregorio Manzano, a todos los integrantes del cuerpo técnico, a toda la gente que trabaja en la institución y al plantel del Atlético de Madrid. Y, principalmente, a todos los atléticos agradecer por estos dos años", explicó el delantero ante los medios de comunicación.

"Estos años en el Atlético, hasta el momento, han sido lo mejor de mi carrera. He vivido cosas que nunca voy a olvidar. Estoy muy contento de haber logrado con este plantel los objetivos que alcanzamos y haber podido defender esta camiseta en cada partido", prosiguió antes de que la voz se le entrecortara de nuevo.

Un aplauso de ánimo y la entrega de obsequios, como una placa con el escudo fundacional, el del Atlético Aviación y el actual del Atlético de Madrid o una equipación entera del equipo para su futuro hijo, dio por finalizado el acto, sin oportunidad de preguntas para la prensa y, por tanto, sin respuestas de Falcao.

EFE