2 de febrero de 2013 / 03:35 a.m.

El delegado de la Profepa aseguró que Matrimar ya había recibido dos sanciones, una en materia forestal y otra por impacto ambiental, las cuales ascienden a un millón 200 mil pesos.

 Higueras • La intención de la empresa Matrimar de instalar unas pedreras en el municipio de Higueras no es nueva, pues la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente ya ha emitido sanciones por un millón 200 mil pesos y clausurado trabajos.

Juan Carlos Moreno Loong, delegado de la Profepa en la entidad, señaló que ya con anterioridad se recibieron denuncias ante la dependencia federal por un desmonte en enero del año pasado, mismo que luego fue revisado por dicho organismo a inicios del 2012.

Según Moreno Loong, la Profepa acudió al sitio de los supuestos trabajos, constatando que había comenzado el desmonte por 13 hectáreas de matorral y árboles nativos, e incluso habían comenzado instalaciones de maquinaria para triturar piedra caliza, aunque los trabajos para dicha labor no habían comenzado.

Ante ello, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente emitió dos sanciones, una en materia forestal y otra más por impacto ambiental, la primera de ellas el 16 de febrero y la segunda cuatro días después, el 20 de febrero, además de clausurar la zona de los trabajos.

La sanción por materia forestal, señaló el delegado de Profepa, ascendió a cerca de 700 mil pesos, mientras que la de impacto ambiental por cerca de medio millón de pesos, sumando sanciones económicas por un millón 200 mil pesos.

El titular de la Profepa aseguró que hasta el momento es la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales quien realiza el trámite de permiso y los estudios de impacto ambiental para determinar si puede o no instalarse una pedrera en la zona de Picachos, y en caso de aprobarse el permiso notificar a Profepa para levantar la clausura.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido una entrega de oficio de Semarnat a Profepa donde notifique el alta al permiso para una pedrera de la empresa Matrimar.

Aún así, Moreno Loong señaló que pese a que hace un año se hizo esta clausura, en un mes volverán a acudir al sitio para revisar que los sellos de clausura sigan como lo dejaron, y que la maquinaria permanezca como en aquél entonces, así como que la flora haya crecido a lo largo del año.

En caso de que los trabajos hayan continuado pese la clausura y sin permisos, el delegado de Profepa destacó que la empresa será acreedora a una nueva sanción.

ISRAEL SANTACRUZ