11 de febrero de 2013 / 02:08 p.m.

Monterrey.- A los ayuntamientos del área metropolitana está por llegarles el agua al cuello con el pago de sus pensiones.

Monterrey es de los pocos municipios que cuenta con un sistema formal de pensiones, pero requiere una reforma inmediata en este rubro que evite una alta contingencia para sus finanzas en el mediano plazo, según advirtieron calificadoras.

Un reporte de la agencia Fitch Ratings fechado a inicios de año alertó que la administración municipal se encuentra en riesgo dado el elevado número de pensionados y el costo que representa para las arcas públicas.

El Fideicomiso del Fondo de Pensiones se nutre con aportaciones del 3 por ciento del sueldo de los burócratas, en tanto que el gobierno de la ciudad aporta un 4 por ciento de la nómina.

"“Si bien resulta positivo contar con dicho fondo, se requiere una reforma que fortalezca las aportaciones y brinde viabilidad a largo plazo, representando una alta contingencia para las finanzas municipales en el mediano plazo”", refiere el documento publicado el pasado 4 de enero.

Cifras oficiales ubican que al cierre del 2011, el gobierno de la capital del estado cubrió el pago de 2 mil 744 pensionados mediante su gasto corriente.

Para agosto del 2012, Fitch Ratings reportó un saldo de 710 millones de pesos en el citado Fideicomiso del Fondo de Pensiones.

El pasado 20 de diciembre, el Cabildo de Monterrey aprobó por mayoría el Presupuesto de Egresos 2013 del municipio, que contempla una erogación de 102 millones de pesos para el tema de las pensiones.

Calificadoras y especialistas han advertido desde hace tiempo la necesidad de que los municipios generen reformas en sus sistemas de retiro, pues de lo contrario generarán presión a las finanzas públicas y comprometerán otros rubros del gasto.

Fitch también alertó, aunque en menor escala, al municipio de San Pedro en su reporte del pasado 8 de enero.

Destacó posibles contingencias en el mediano plazo derivadas de la ausencia de un sistema formal de pensiones, aunque reconoció que la administración se encuentra en proceso de crear un programa para mitigar pasivos.

La situación se repite con García, que cuenta con 919 trabajadores, 20 de ellos pensionados y 14 jubilados, que generan un gasto anual al municipio de 1.6 millones de pesos, es decir, el 0.5 por ciento de sus Ingresos Fiscales Ordinarios (IFOs).

La calificadora advirtió que el pasivo generado por las pensiones podría representar una contingencia en el mediano y largo plazo por la falta de un sistema para cubrir estos compromisos.

LUIS GARCÍA