6 de noviembre de 2013 / 08:05 p.m.

Hidalgo, Nuevo León.-  Un hombre fue encontrado asesinado, maniatado y cubierto de la cabeza con una prenda de vestir, la mañana del miércoles en interior de una vivienda en el municipio de Hidalgo, Nuevo León.

Las autoridades investigan el móvil del crimen, pues la víctima vivía sola y atendía en su domicilio un taller de mofles y muelles.

Los hechos trascendieron poco antes de las 11:00 horas en una humilde finca ubicada en el kilómetro 23 más 500 de la carretera a Monclova, en la colonia Ignacio Zaragoza.

En ese lugar fue encontrado sin vida José Fabián Gutiérrez Treviño, de 57 años de edad y quien era conocido con el sobrenombre de “El Picón”.

Atado de las manos con un cinto, esta persona presentaba diversos golpes y traumatismos en la cara y el cráneo, que a su vez tenía cubiertos con un short.

Familiares del ahora occiso revelaron que la última vez que lo vieron fue la tarde del pasado lunes, pero no se dieron cuenta si estaba acompañado.

Este miércoles por la mañana, sus hermanos, quienes habitan en la misma colonia, lo echaron de menos y comenzaron a preocuparse.

Nadie en el barrio sabía de “El Picón”, por lo que, antes de acudir a revisar la vivienda, los familiares interceptaron a policías de Fuerza Civil para pedir su apoyo.

Con el aval de la familia los oficiales ingresaron al inmueble y encontraron en el suelo de uno de los cuartos a Gutiérrez Treviño.

De inmediato acordonaron el lugar y le dieron conocimiento de los hechos a la autoridad investigadora, arribando instantes después elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de Servicios Periciales.

Los detectives comenzaron a cuestionar a las personas cercanas a la víctima, así como a los vecinos, pero nadie pudo aportar información relevante.

Por las evidencias halladas dentro de la casa, la policía presume que el fallecido estuvo platicando o conviviendo con al menos una persona, pues se hallaron varias latas de cerveza y colillas de cigarro.

Al ser cuestionados, familiares y vecinos dijeron desconocer si José Fabián tenía problemas, señalando que su esposa lo había dejado hacía algunos años.

Él se encargaba de atender personalmente su pequeño negocio de reparación e instalación de mofles y muelles, por lo que era conocido en un amplio sector del municipio de Hidalgo.

Los restos del infortunado fueron trasladados al anfiteatro del Servicio Médico Forense en el hospital Universitario, donde serían sometidos a las pruebas periciales que permitieran conocer la causa de la muerte.

Agustín Martínez