11 de enero de 2013 / 02:29 a.m.

Hasta el momento, se desconoce la causa de la muerte del individuo, a quien sólo identificaron por el sobrenombre de "La Chilindrina”, aunque todo hace indicar que fue una muerte natural, pero sólo se descartará una vez realizada la autopsia.

El hallazgo se dio en el terreno sobre la avenida los Ángeles, entre avenida San Nicolás y Diego Díaz Berlanga, cerca del mediodía.

El desconocido, que según quienes lo conocían, decía tener 25 años, era conocido en la zona por sus hábitos alcohólicos, ya que trabajaba haciendo mandados para los oferentes o lavando autos, pero todo lo gastaba en bebida.

Oswaldo Villasana Garay, de 50 años, fue quien lo encontró. "Yo entré ahí a hacer de la aguas, y cuando me fui al fondo, lo vi, estaba ya hinchado", dijo.

Luis Ramírez Muñoz, de 47 años, lo acompañaba en ese momento, y aunque en principio sintieron temor de que los involucraran en un delito, decidieron buscar una patrulla de la Policía Municipal de Monterrey para notificarles del hallazgo.

"Tenía mordido así, del cachete, de un lado de la cara, como que se lo comieron los perros".

Además, comentó que un taquero contó que el ahora occiso se había caído unos días antes, y se golpeó en la nuca contra la banqueta, pero se negó a que llamaran a la Cruz Roja, y se levantó y se fue. Desde entonces no volvieron a verlo.

En la zona del Mercado de Abastos deambulan un sinnúmero de animales que comen de los desechos que hallan entre la basura. De igual manera, algunos indigentes acostumbran vivir en el sector, alimentándose de lo que hallan, y haciendo trabajos ocasionales para procurarse bebida. El ahora occiso era de ellos, dicen la gente del sector.

De acuerdo al reporte de la policía municipal, el ahora occiso medía aproximadamente 1.70 metros de estatura, y estaba vestido con un pantalón gris, camisa negra y suéter azul, además calzaba tenis de color negro.

Por el estado de descomposición del cuerpo, tenía quizá unos tres días tirado en el lugar que está a unos 50 metros de distancia de la avenida.

FRANCISCO ZÚÑIGA