13 de enero de 2013 / 04:50 p.m.

Linares, NL.- Tres personas asesinadas y tres más gravemente lesionados con arma blanca en el municipio de Linares movilizaron de emergencia a diferentes corporaciones quienes se encuentran investigando para saber cómo sucedió este crimen que parece apuntar hacia un secuestro fallido que se ejecutó en el sur del Estado.

Los hechos sucedieron poco después de las 6:40 horas de este domingo en el kilómetro 146 de la Carretera Nacional a la altura de la caseta "Fitozoo sanitaria", lugar en el que quedó estacionada una camioneta Ford modelo 87 en color café y sin placas de circulación, donde fueron encontrados en la caja trasera los cuerpos de tres personas de entre 35 a 40 años de edad, todos de ellos maniatados con cinta canela de los pies y del mas manos.

En el lugar se concentraron de inmediato elementos de la Secretaria de Seguridad Pública de Linares, personal de Fuerza Civil, de la Policía Federal y socorristas de la Cruz Roja, siendo estos últimos los que trasladaron a una mujer y dos hombres a diferentes hospitales, luego de alcanzar a pedir ayuda a los empleados de la caseta.

De acuerdo a la versión de los trabajadores que estaban de guardia, primero fue la mujer la que llegó con sangre en el rostro solicitando la ayuda y posteriormente arribo una persona en la camioneta accionando el claxon para avisar que sus amigos habían sido agredidos.

Los heridos que fueron trasladados al Hospital General de Linares fueron identificados como María Guadalupe López Solís, de 32 años originaria de Cuautla Morelos, José Gregorio Martínez Rodríguez, de 47 años de edad con domicilio en la ciudad de Michoacán y Pedro Gómez Espiriqueta, de 35 avecindado en Monterrey.

En sus primeras declaraciones, los lesionados aseguraron dedicarse al oficio de traileros y que habían sido secuestrados en la ciudad de Iturbide por un grupo de personas con los rostros cubiertos mismos que los torturaron, pero que en un descuido se pudieron liberar y escapar por la carretera en la camioneta, tomando una brecha que se encuentra a la altura de un conocido restaurante.

Elementos de la Agencia Estatal resguardaban este lugar donde empezaron con las indagatorias y permanecían a la espera de la llegada de personal de servicios periciales para continuar con las investigaciones correspondientes.

REDACCIÓN