24 de noviembre de 2013 / 08:56 p.m.

Ciudad de México.- Las afecciones consideradas complejas como fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, enfermedad inflamatoria del intestino, endometriosis, entre otras, al presentarse con síntomas múltiples, constituirán la epidemia del siglo, pues la medicina actual carece de herramientas para explicarlas.

El académico Manuel Martínez-Lavín, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que los conceptos derivados de la ciencia de la complejidad pueden ser utilizados para comprender estos padecimientos crónicos, que hoy suman 20 por ciento del total de consultas médicas y afectan más a las mujeres.

Agregó que los gastos para diagnosticarlas son incalculables, al requerir meses para lograrlo; además, en la mayoría de las instituciones no se ofrecen tratamientos adecuados, por lo que es necesario establecer en el país clínicas de enfermedades complejas, sostuvo durante el Simposio Complejidad y Multidisciplina.

En el Auditorio Alfonso Caso de esta casa de estudios expuso que es necesario modificar el concepto de enfermedad y su tratamiento y dar fin a la dicotomía mente-cuerpo. A un grupo de síntomas y hallazgos anormales en los exámenes físicos, que constituyen el efecto, los médicos buscan su correspondencia con una lesión corporal bien definida, considerada la causa.

De no identificar tal correlación, se diagnostica que el malestar no existe y se canaliza al paciente a los servicios psiquiátricos. De acuerdo con el paradigma médico, la esencia del padecimiento es el deterioro corporal, agregó el también jefe del Departamento de Reumatología del Instituto Nacional de Cardiología.

En un comunicado de la máxima casa de estudios del país señaló que a través de la ciencia de la complejidad es posible comprender que la esencia de los padecimientos no es la lesión, sino la disfunción.

Precisó que la fibromialgia afecta entre dos y cinco por ciento de la población mundial, además es un trastorno que ataca principalmente a mujeres, que refieren dolores musculares y cansancio que no mejora con el reposo.

A través del estudio de la variación de los ritmos del corazón, puede entenderse el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, fundamental para comprender el padecimiento, agregó.

Refirió que gracias a la tecnología se puede estudiar este tipo de padecimientos invisibles, comprender al sistema principal de adaptación al ambiente, así como la regulación interna de nuestro cuerpo, "con los conceptos de las ciencias de la complejidad y con la transdisciplina hemos avanzado en este campo", puntualizó.

NOTIMEX