28 de octubre de 2013 / 03:55 p.m.

Las enfermedades crónicas y degenerativas, como la diabetes, el cáncer y los males cardiovasculares, generan al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) gastos por 64 mil millones de pesos, y en 2020 el presupuesto estimado será de 99 mil millones debido al acelerado envejecimiento poblacional, informó su director general José Antonio González.

El funcionario dijo que, de 58 millones de mexicanos a los que presta servicio el IMSS, casi la mitad son adultos mayores de 60 años con este tipo de padecimientos, y mientras más van envejeciendo los costos de sus tratamientos resultan más onerosos, por eso es urgente tomar medidas que garanticen la viabilidad del Seguro Social, pues esta población se incrementará 30 por ciento en siete años.

“Las infecciones eran antes las enfermedades más comunes que se curaban con una pastillas de costos accesibles, ahora los derechohabientes tienen más edad, aumentó la expectativa de vida y con ello las enfermedades crónicas que son muy costosas”, dijo.

El titular del IMSS abundó que para hacer más eficiente los recursos, trasparentar los gastos y mejorar el servicio se implementara una serie de medidas, entre ellas, continuar con la compra consolidada de medicamentos e insumos.

En 2013 dicha instancia contó con un presupuesto de 421 mil millones de pesos, sin considerar pensiones. La tendencia es que en 2020, en caso de no hacerse modificaciones, el número de nuevos jubilados y pensionados crecerá de 9 mil a 16 mil personas anuales.

Atención a ancianos

El IMSS detalló que el mayor número de pacientes con males crónicos y degenerativos se encuentran en el grupo de edad mayor a 60 años, población que genera 75 por ciento de las consultas. Se otorgan en un día 484 mil atenciones, 4 mil 145 operaciones y 49 mil urgencias.

Otras enfermedades que constituyen una presión presupuestaria son las cerebrovasculares y la insuficiencia renal, por lo que los recursos resultan insuficientes.

Actualmente el IMSS brinda tratamiento a 10 millones de personas con diabetes, 7 millones de pacientes con cáncer y 6 millones de afectados por enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con González, se puede contribuir a la Cobertura Nacional de Salud mediante convenios de portabilidad, sumando el seguro de desempleo y la pensión universal.

“Estos mecanismos evitarán, en cierta proporción, que las finanzas se vayan deteriorando: en 2006, el IMSS presentaba un superávit operativo de cerca de 17 mil millones de pesos, a finales de 2012 cerró con un déficit operativo de 10 mil millones de pesos”, comentó.

El Seguro Social, aseguró González, va a incrementar la subrogación de servicios médicos, evitar abusos y fraudes al sistema de salud e incrementar la eficiencia en la operación.

— BLANCA VALADEZ