13 de febrero de 2015 / 04:21 p.m.

Oaxaca.- Elementos de la Policía Federal intentaron recuperar el cuartel de la Policía Estatal en Santa María Coyotepec, Oaxaca, que desde hace 13 días está tomado por entre 250 y 300 agentes, en un operativo que terminó en enfrentamiento y dejó al menos cinco federales lesionados.

En entrevista con Milenio Televisión, Miguel Ángel Muñoz, vocero del Gobierno de Oaxaca, informó que el operativo se realizó de manera conjunta entre elementos de las policías federal y estatal, y estuvo apegado a todos los protocolos policiacos.

Dijo también que el operativo será reforzado por más elementos de la Policía Federal, porque es necesario retomar el control del cuartel ya que "hay un arsenal de 3mil 434 armas largas y cortas, alrededor de 500 mil cartuchos de diferentes calibres, equipo táctico y vehículos de la propia corporación".

El vocero del gobierno estatal aseguró que se trata de una situación anómala, ya que desde septiembre de 2014 se atendieron "a plenitud" las demandas de los policías.

Dijo que, de acuerdo con información de inteligencia, se identificó al policía estatal Jacob Pérez Morales como el principal instigador de la protesta bajo el argumento de una eventual falta de pago de la primera quincena de febrero.

El secretario general de Gobierno de Oaxaca, Alfonso Gómez Sandoval, dijo que se mantiene el diálogo con los policías amotinados, quienes, aseguró, no tienen un planteamiento de fondo para estar en paro.

Explicó que el abandono de funciones por parte de los policías implica varias violaciones a la Ley Estatal de Seguridad Pública y de diversos artículos del Código Penal vigente, por lo que ya se analiza la posibilidad de proceder judicialmente en su contra.

Aseguró que el gobierno de Oaxaca no tiene ningún pendiente con la corporación, dijo incluso que se ha mejorado el salario de los uniformados, de acuerdo con su capacidad y actitudes, entre tres mil y ocho mil 500 pesos.

Dijo que también se han liberado más de cuatro millones de pesos para cubrir el pago de viáticos retenidos y para modernizar el equipo y uniforme de los policías, además de que se han otorgado otras prestaciones como derecho a créditos de vivienda, canasta básica, apoyo para útiles escolares y la dotación de un seguro de vida.

Gómez Sandoval consideró que hay una conducta anómala y politizada detrás del paro de los policías, y confirmó que no se les pagará su salario hasta que vuelvan a prestar servicio.

FOTO: Óscar Rdz.

TEXTO: ÓSCAR RODRÍGUEZ/MILENIO