6 de agosto de 2013 / 12:05 a.m.

Oaxaca • Cetemistas y transportistas se enfrentaron a pedradas por la disputa de un hotel ubicado dentro del parque industrial de Salina Cruz, que se localiza en la región del Istmo de Tehuantepec, con un saldo de una decena de heridas y 26 personas detenidas, confirmó la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPO).

La disputa entre materialistas adeheridos a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y transportistas de la empresa ICA-Flúor se debió a la falta de acuerdos para valer el contrato de construcción del Hotel One que se ubicará en dicha zona.

Los inconformes encabezados por el dirigente cetemista Hipólito Rojas, debatían la titularidad de los contratos de carga y descarga de materiales, sin embargo, fue refutado por los seguidores de la empresaria Rocío Pomposo, quien también dijo tener injerencia en el contrato.

La falta de acuerdos género que ambos grupos reportaran roces, que generaron empujones y golpes que terminaron en una batalla campal donde se reportaron cinco camiones de carga destrozados, además de una decena de personas lesionadas.

El altercado se reportó en la llamada Plaza Galería, a un lado de las instalaciones del Liverpool, donde fueron trasladados elementos de la policía estatal para contener la reyerta.

La Secretaría de Seguridad Pública, reportó que el motivo del altercado fueron detenidas unas 26 personas que fueron remitidas ante el agente del Ministerio Público, señalados por los delitos de lesiones y daños.

En tanto, otro grupo de inconformes ligado con la denominada Asamblea Popular de los Pueblos Juchitecos y dirigidos por el activista Ángel López se apodero de la carretera federal y de la zona industrial donde se instalará la nueva planta de gas natural de la empresa Fenosa, para exigir la cancelación de los contratos de arrendamiento por los terrenos utilizados.

Los comuneros demandan una revisión de los contratos signados con los concesionarios, argumentando que reciben una miseria por la renta de sus tierras.

La construcción de este parque eólico de la empresa Gas Natural Fenosa, formará parte de un ambicioso plan para generar energía renovable y limpia en la región sur sureste de México, ya que cuenta con dos mil 035 MW de potencia en generación a través de centrales de ciclo combinado, alimentadas por gas natural.

En energía eólica, México suma actualmente una potencia instalada en operación de mil 287 megavatios y tiene mil 100 más en construcción, por lo que una vez culmine ese parque eólico, la multinacional, cuya sede central se encuentra en Barcelona (noreste de España), será uno de los mayores operadores.

En términos medioambientales, el parque eólico mexicano evitará la emisión de 420 mil toneladas de dióxido de carbono al año, el equivalente a dejar de consumir 172 millones de litros de gasolina al año.

 — OSCAR RODRÍGUEZ