24 de agosto de 2013 / 06:16 p.m.

El gobernador de la entidad, César Duarte, señaló que la agresión fue por parte de personas ajenas a las diferencias de choferes y concesionarios que conformarán una sola empresa de transporte.

 

Chihuahua • Personas ajenas al conflicto que sostienen choferes y concesionarios del transporte urbano de Chihuahua, se enfrentaron a elementos de la policía estatal cuando trataron de entrar por la fuerza al Palacio de Gobierno, acusó el gobernador, César Duarte Jáquez.

 

Los hechos se registraron la noche del viernes cuando se realizaba una reunión entre camioneros, sindicatos, concesionarios y funcionarios estatales, con el fin de garantizar los derechos laborales de los choferes, que a partir de este sábado, se integrarán al Transporte Colectivo de la Ciudad de Chihuahua, S.A. de C.V.

 

""Hay un proyecto que se viene construyendo desde hace mucho tiempo y es un tema en el cual el gobierno respaldará sin duda a concesionarios y a choferes: el sistema de transporte para la población no se puede poner en riesgo"", enfatizó el mandatario estatal.

 

Al abundar sobre la andanada de pedradas y lanzamiento de gas pimienta del que hicieron uso presuntos integrantes de #YoSoy132, panistas, estudiantes y elementos estatales, Duarte Jáquez, dijo que este enfrentamiento se logró controlar.

 

""Hubo provocaciones de grupos externos y completamente ajenos a la problemática laboral que generó la movilización registrada este viernes, por lo cual, la autoridad tuvo que atender la situación"", indicó el jefe del Ejecutivo estatal.

 

Por su parte, algunos trabajadores del volante que lograron entrar al Palacio de Gobierno antes de que subiera de tono la protesta, señalaron que no se les han reconocido sus derechos que lograron alcanzar en las empresas en que laboraban.

 

Al respecto, los secretarios del Trabajo y Previsión Social; Desarrollo Urbano y Ecología, y el director de Transporte del Estado, Fidel Pérez Romero, Guillermo Márquez Lizalde y Jaime Enríquez, respectivamente, sostuvieron un diálogo con una comisión representativa de los trabajadores del Transporte Colectivo de la Ciudad de Chihuahua S.A de C.V., la cual, al constituirse como patrón sustituto garantiza el respeto de los derechos de los trabajadores, indicó el gobierno estatal.

 

""Se asegurará que no se violenten sus prestaciones como son la antigüedad, la seguridad social y el derecho a tener un trabajo en condiciones dignas, con jornadas reguladas y con una remuneración adecuada al trabajo que desempeñan", precisó Pérez Romero.

 

Asimismo se acordó, que no se permitirá que fuerzas extrañas desvirtúen el proyecto que es para todos los ciudadanos; buscar la oportunidad de dialogar entre permisionarios y chóferes; se establecerá para los trabajadores, la protección de su familia en cuanto a seguridad social y calidad de vida, se indicó.

 

Sin embargo, sin dejar de lado las demandas de los trabajadores inconformes, se acordó establecer mesas para atender las inquietudes de cada uno de los choferes que este sábado dejaran las unidades ‘viejas’ para dar paso a las modernas unidades del nuevo servicio público denominado Vivebus.

 

""Las ventajas en comodidad, seguridad, agilidad y modernidad del Vivebus, serán debidamente apreciadas por los usuarios en un tiempo razonable, en vez de seguir soportando las molestias de los viejos camiones urbanos", afirmó el gobernador.

 

JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO