18 de mayo de 2013 / 05:32 p.m.

 Monterrey • Con su inigualable voz, presencia y simpatía, Alejandro Fernández se presentó la noche de ayer con gran éxito en Monterrey.

El escenario del Domo Care, antes el Palenque de la Expo Guadalupe, lució con pocos lugares vacíos a diferencia de los demás conciertos que se han llevado a cabo, después de tres años que el establecimiento fue clausurado.

El reloj marcó las 22:05 cuando las luces del recinto se apagaron para darle la bienvenida a Alejandro Fernández, con gritos ensordecedores y con sonoras ovaciones fue recibido por el público, quienes se dieron cita desde temprana hora para ver a su ídolo.

Con un popurrí de grandes éxitos, visiblemente más delgado, con el pelo corto, vestido con traje de charro color negro y moño rojo, el hijo de Vicente Fernández inició el recorrido musical que regaló a los presentes, acompañado de mariachi, alternando a su vez con cinco músicos.

A medida que fue pasando la presentación, El Potrillo se fue despojando del atuendo de charro desatando la histeria entre las mujeres.

Temas como “Si tu no vuelves”, “Loco”, “Mátalas”, “Sin tantita pena”, “No lo beses”, “Tu amor me hace tanto bien”, “Nube viajera”, “¿Qué voy hacer con mi amor?” y “Canta corazón”, desataron la euforia de las fans, a quienes no les importó quedar afónicas.

“Buenas noches, mi gente hermosa de Monterrey, me siento contento de estar aquí en el Palenque, después de tres años de no pisar este maravilloso escenario.

“Sin duda quien pondrá el ambiente serán ustedes, pues los regios se pintan solos para ser los primeros en prender fuego a esta velada”, comentó Alejandro Fernández, después de interpretar el tema “Cuando digo tu nombre”.

En la primera fila se pudieron apreciar a René Strickler, su hijo y Karla Laveaga, novia de Alejandro Fernández, quienes no dejaron de corerar cada uno de los temas y de bailar las canciones movidas, sin importarles el calor que se sentía en el recinto.

El Potrillo recibió todo tipo de obsequios por parte de sus fanáticas que igual le dieron desde rosas, peluches, hasta una toalla para que se limpiara el sudor, la que le regaló un fan que se encontraba en primera fila, quien aprovechando el detalle se tomó una fotografía y hasta se dio el lujo de besar al cantante.

Con los temas “Cascos ligeros” y “Las nalgadas”, El Potrillo, quien el pasado abril cumplió 42 años, bailó sensualmente agarrándose los glúteos, demostrando que los años no pasan para él.

“Me cansé de rogarle”, original de José Alfredo Jiménez, fue el tema que puso a todos los presentes de pie; le siguió “El corrido de Monterrey”, melodía que “El Potrillo” cantó junto con todos los regios a una sola voz: “Arriba el norte y si no me creen, miren el mapa”, expresó el intérprete.

Los acordes de las melodías románticas no se hicieron esperar: “Estuve”, “Me dediqué a perderte”, “Lástima”, “No sé olvidar” y “Sí tú supieras” fueron la sensación de la velada.

Durante más de dos horas mujeres de todas las edades, gozaron del concierto.

Se prolonga show

A pesar de que se tiene estipulado que los conciertos en el Domo Care concluyan a la medianoche, Alejandro Fernández se dio el lujo de incumplir con el reglamento.

El artista hizo derroche de melodías hasta las 00:30 del sábado a petición de sus fans.

 — ÉDGAR LEAL