6 de octubre de 2013 / 03:29 a.m.

Después de haber respondido 8 preguntas, el Tuca no aguantó más el coraje que sentía y respondiendo en un tono de enojo la novena, golpeó la mesa de la sala de prensa con la mano derecha y se retiró inmediatamente sin despedirse y caminó rumbo al vestidor.

¿Le molesta que parte de los abucheos de hoy hayan sido dirigidos a usted?

"Normal, yo soy el principal responsable de todo esto y yo no voy a traicionar a mi grupo, voy a seguir apoyándolos, poniéndolos siempre, estos jugadores que hoy ustedes piden cambios son los que durante tres años llevaron a un campeonato y varios lideratos, quieren que les de la espalda a los jugadores y no lo voy a hacer, me cueste lo que cueste", respondió con voz fuerte y se levantó.

Antes, el estratega felino había entendido los abucheos en general de la afición pues es consciente que al igual que ellos, se desesperan por la falta de triunfos en el torneo y la cercana eliminación de la liguilla del apertura 2013.

"Al no darse los resultados es normal que caigan en desesperación, hasta nosotros caemos porque también queremos dar la alegría a nuestra gente y siempre ha sido así y ahora que se desesperan es normal.

"Durante tres años los acostumbramos a una cosa y ahora que no se dan los resultados es normal, exigen necesitan lo que todos queremos", dijo.

LA ESPERANZA MUERE AL ÚLTIMO

Consciente que después de la derrota de ayer en manos de los choriceros del Toluca los pone en una posición muy difícil en busca de un pase a la fiesta grande, Ricardo Ferretti dijo que la esperanza muere al último.

"No alcanza (el esfuerzo del segundo tiempo) no alcanza ni para el empate, creo que el esfuerzo que hacen durante cuarenta y siete minutos es de aplaudir pero vivimos de resultados y una ves más es negativo y naturalmente estamos muy lejos de la posibilidad de calificar.

"Sabíamos de la importancia de los tres puntos para acercarnos. Hay esperanza y esa se muere al último vamos a seguir luchando", declaró.