27 de abril de 2013 / 03:31 p.m.

 

Monterrey  • Aunque desde 1994 los nuevoleoneses cuentan con suministro de agua potable las 24 horas del día no han caído en el despilfarro, sino que ha imperado la política del ahorro, dijo el director de Operación de Servicios de Agua y Drenaje, Francisco Cantú Ramos.

El director de Operación informó que de 1997 a la fecha el promedio de consumo de agua potable en los domicilios ha disminuido un 22 por ciento.

“La gente, entre más gaste más le cuesta el agua, entonces no debe de ser tanta la gente (que desperdicia agua). Aquí tengo una estadística muy interesante: (…) en el 1997 el usuario gastaba del orden de 19 metros cúbicos mensuales y al 2012 gasta en promedio 15 metros cúbicos”, explicó.

El director de Operación de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM) dijo que con este hecho se demuestra que la gente ha tomado más conciencia, probablemente porque recuerdan que la sequía de los ochentas desencadenó un crítico problema de desabasto.

En esos días los domicilios contaban con agua potable por cuatro horas diarias, explica Cantú Ramos, quien en esos días encabezaba el equipo que regulaba el suministro del agua.

La escasez de agua de los ochentas fue una situación muy impactante, comenta Cantú, pues como el servicio de agua se cortaba por la mayor parte del día, al reactivarlo podían ocurrir fallas en las válvulas, y eso reducía el tiempo de abasto.

Recomendaciones para evitar fugas en domicilios

Aunque SADM no puede ingresar a domicilios para verificar fugas a menos que el propietario lo permita, se les informa cuando su consumo promedio registra cambios drásticos.

“Le avisamos al usuario, porque hay un promedio de consumo, entonces cuando el promedio se dispara en el mismo recibo se le manda un aviso al usuario diciendo: ‘Revise sus instalaciones porque existe fuga’”, comentó.

SADM recomienda revisar que no haya escape de agua en los domicilios para evitar el desperdicio, para eso se deben cerrar todas las llaves del lugar y revisar que la manecilla del medidor deje de avanzar.

“Si la agujita del medidor sigue caminando quiere decir que hay una fuga en alguna parte, entonces revisar todas las instalaciones, a lo mejor algún sanitario, digamos que puede ser que uno de los sanitarios esté tirando agua.

“Si ya revisó y ya no hay problema, cierre las válvulas de los sanitarios, también los alimentadores, para ver si la red de la casa es la que está fugando”, explicó.

En caso de que la cifra del medidor continúe avanzando a pesar de que se hayan cerrado todas las tomas de agua, el paso a seguir es llamar a un plomero.

Si el problema permanece se puede pedir ayuda a SADM, quien ha intervenido en casos esporádicos cuando el usuario presenta desesperación: “Ya la reparación esa sí no la hacemos nosotros, se la detectamos”.

 — RICARDO ALANÍS