MARÍA JOSÉ CANTÚ
1 de agosto de 2013 / 02:03 p.m.

México• Los muppets: Kate Monster, Princeton, Rod, Nicky, Lucy la zorra, entre otros, regresan a México con su Avenida Q transformada en teatro cabaret, pues los productores de la obra, Héctor Ignacio Serrano y Virgilio Solorio, así como el director, Bruno Carrera, le apuestan a un ambiente más íntimo.

 

Nada tiene en común esta nueva adaptación del guión que en Broadway se hizo acreedor a tres premios Tony, a la hecha en 2008 por Ocesa, pues aunque es la misma historia “será contada de manera diferente”, aseguró el director.

Ante la tarea de crear una nueva perspectiva de la obra en un público que adoptó la primera adaptación, Virgilio comentó que su responsabilidad es sacar un proyecto de alta calidad: “Lo que quiero es que la gente venga y se pase un excelente rato”, dijo.

“Estamos cambiando la escenografía y el vestuario para que sea lo más parecido a Broadway, el libreto se retradujo lo más apegado al original, lo mexicanizamos lo menos posible”, agregó el productor que junto a Héctor Serrano acordó que el espectáculo fuera más intimo y que la interacción jugara un papel importante.

“Son puestas distintas, la primera tuvo mucha producción, un teatro muy grande, y nosotros somos diferentes en que hay más intimidad, queremos excelencia y capturar un poco de la esencia de lo que fue Avenida Q en Broadway. Darles una experiencia completamente única, desde el teatro cabaret y una intimidad muy grande entre los actores y el público”, agregó Héctor.

La historia toca temas como la homosexualidad y el racismo de manera cómica a través de la anécdota de un joven que sale de la universidad y se enfrenta con la vida real: “Nuestros actores se van a morir en la raya por hacerlos reír”, expresó Virgilio.