26 de septiembre de 2013 / 11:36 p.m.

Monterrey.- El evento tuvo momentos de "deja vu", cuando Rodrigo Medina bajó por uno de los accesos de la Arena Monterrey, estrechando todas las manos que le salían al paso, repartiendo besos al por mayor y dejándose querer por el auditorio, en su mayoría mujeres.

Por esas mismas escalinatas descendió cuando fue ungido candidato del PRI a la Gubernatura en el 2009, también lo recorrió el hoy presidente Enrique Peña Nieto en su primer acto de campaña el año pasado.

Y ayer, sólo un funcionario acompañó al mandatario en el baño de pueblo, con fuerte olor electoral: el recién designado secretario de Desarrollo Social, Federico Vargas Rodríguez. Sí, el mismo que en columnas políticas ya suena como gallo a suceder a Medina en el 2015.

Así, la entrega de 5 mil microcréditos para proyectos productivos pasó de un simple acto oficial a una verbena con porras, pompones, olas tipo partido de fútbol, pancartas de “Rodrigo Te Amo” y fotografías al por mayor.

Casi 20 minutos tardaron el mandatario y su secretario de Desarrollo Social en recorrer el camino hacia el estrado, pero como en política la forma es fondo, no había lugar al desdeño para ninguna mujer que pidiera una muestra de afecto.

“Una disculpa”, exclamó Medina cuando una asistente al evento lo tomó de la mano y le prodigó un fuerte abrazo casi encima de los reporteros.

Ya en el escenario, los sospechosistas tuvieron más elementos para darle rienda suelta a la imaginación: el jefe y el subordinado sentados exactamente en la misma posición, con la cabeza hacia arriba, las manos recargadas en las rodillas y los saludos al público casi al parejo.

Conforme el 2015 se acerca, estas postales se duplicarán: Medina anunció ayer que de 2 eventos anuales que se celebraban la cifra aumentará a 4, con toda la parafernalia que ello implica y el consecuente baño de pueblo.

“Ya nos pusimos una meta, ya escucharon ustedes que queremos llegar a 70 mil, es algo muy ambicioso, queremos llegar a 70 mil al final de mi administración, seguramente lo vamos a lograr, para ello se tiene que hacer un estudio previo de las personas sujetas a tener estos créditos”, reveló el mandatario, anticipando que los alcances del programa crecerán.

A la fecha el estado ha desembolsado 65 millones de pesos en este plan de microcréditos, repartidos en 25 mil cheques, todos ellos de color rojo fuerte y números grandes que los asistentes levantaron felices cuando el maestro de ceremonias se los pidió.

Los municipios beneficiados con el programa también van en aumento, al igual que el capital político de sus autores.

“Ahorita son 18 municipios a los que hemos llegado, antes de este evento solamente habíamos llegado a 11, y ahora desde la Secretaría de Desarrollo Social vamos a poder llegar a muchos municipios más y la meta que queremos alcanzar es de 30 municipios, con eso llegaríamos a los 70 mil microcréditos”, destacó Federico Vargas.

Ayer, Medina y Vargas se placearon ante 10 mil asistentes a la Arena Monterrey. Recibieron elogios de los beneficiados, que los conminaron a mantener los estímulos.

“El que está más contento soy yo, y les voy a decir por qué. Porque me siento muy orgulloso de mi estado, porque me siento muy orgulloso de mi gente, porque me siento muy orgulloso de la gente de Nuevo León…esto que está pasando aquí hoy no pasa en todos los estados”, subrayó el gobernador.

La contienda por obtener la candidatura del PRI ya calentó a más de uno, y la posibilidad de que se repita la historia del maestro y el alumno se encuentra latente.

Luis García