26 de enero de 2013 / 12:14 a.m.

Oaxaca • El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, anunció la entrega de una bolsa de 60 millones de pesos para incrementar los salarios de los policías con la aportación de un bono de riesgo. Los elementos de seguridad eran los que menos ingresos percibían en el país.

Afirmó que el bono oscila entre 400 y mil 300 pesos, que sumados con el aumento de sueldo que recibirán los trabajadores, se incrementarán 24 por ciento, por lo que en promedio cada policía recibirá como ingresos alrededor de siete mil pesos mensuales.

El mandatario también entregó 40 de 260 viviendas, además de 132 vehículos y motocicletas para fortalecer la actuación de los cuerpos de seguridad en su combate contra la delincuencia, que tuvo una inversión de 33.8 millones de pesos del fondo de Aportaciones de Seguridad Pública.

Cué indicó que Oaxaca cuenta con un Centro Estatal de Evaluación, Certificación y Control de Confianza, que ha permitido la depuración del 100 por ciento de los mandos superiores y el 50% de los mandos medios, indicó.

Asimismo, con una inversión de 56 millones de pesos, en 2012, se puso en operación el Centro de Control, Comando y Comunicaciones (C-4), cuyo objetivo es ampliar y mejorar la capacidad de vigilancia y reacción de la policía local.

En un ameno encuentro con los elementos de seguridad estatal, el gobernador Gabino Cué entregó reconocimientos y estímulos en beneficio de un total de 421 elementos.

El mandatario local aceptó que Oaxaca se mantiene como uno de los ochos estados más seguros de México, aún cuando existe un aumento ligero en los delitos de extorsión y robo.

Anunció que en un plazo no mayor a 10 meses se cumpla el compromiso de certificar a un total de 14 mil elementos de seguridad en la entidad.

Aceptó que ningún estado ha cumplido a cabalidad esta meta, por lo que precisó que Oaxaca lleva un registro de 3 mil elementos evaluados y certificados.

En la entrega de patrullas y unidades policiales, el gobernador montó una motocicleta de las entregadas a los equipos de reacción.

 Óscar Rodríguez