27 de octubre de 2013 / 10:49 p.m.

Después de haber descansado el sábado, Tigres comenzó su preparación para el duelo pendiente de la fecha uno ante las Águilas del América, entrenando como es costumbre a puerta cerrada pero en esta ocasión sin dar ninguna declaración a los representantes de los distintos medios de comunicación.

El entrenamiento comenzó a las 10:00 en el estadio Universitario en donde todos los jugadores estuvieron presentes, incluso Lucas Lobos quien, como ante Tijuana, está contemplado para jugar ante América a pesar de su problema personal con la salud de su hijo.

Los primeros futbolistas en retirarse del Volcán salieron minutos antes de las 13:00 y así poco a poco fueron retirándose los jugadores luego de una practica dura en donde se supo el equipo realizó trabajo de interescuadras.

Unos 30 aficionados aguardaban la salida de sus ídolos que en su mayoría se detuvieron a darles el autógrafo y tomarse la foto, Emanuel Villa fue el único que se bajó de su auto y atendió aún de mejor manera a los incomparables a las afueras del universitario.

Varios futbolistas amablemente explicaron a los medios de comunicación que tenían la orden de no dar declaraciones como prácticamente siempre sucede cuando los felinos entrenan en domingo.

El equipo felino cerrará su preparación para el partido crucial que tendrán el martes en casa ante el América mañana, en donde la máxima duda es saber quien jugará por la lateral izquierda ya que Jorge Torres Nilo se encuentra lesionado y José Rivas estará suspendido luego de su expulsión ante los Xolos el viernes.

Diego Armando Medina