VÍCTOR SALVADOR CANALES
7 de julio de 2013 / 02:45 p.m.

Monterrey • Como en los antiguos tiempos, el PRI hizo sentir la “cargada” en apoyo a Cristina Díaz en su campaña política… aunque sólo para la dirigencia nacional de la CNOP.

La central obrera realizó un desayuno este sábado en un salón de eventos en el cruce de Morones Prieto y Gonzalitos, con el objetivo de mostrar apoyo a la senadora priista y dirigente nacional electa del organismo del tricolor.

Tácitamente, según apreciación de algunos priistas, también se daba el banderazo de salida a los distintos aspirantes a la gubernatura de Nuevo León, en el sentido de que ya pueden moverse.

Como son muchos los que quieren ser, y pocos los que pueden llegar, se actualiza la frase popular en el sentido de “quien no se mueve, no sale en la foto”.

El centro social fue insuficiente para la gente, en su mayoría acarreada en autobuses que se rentaron para su traslado, independientemente de los que por su voluntad fueron a darle su apoyo a la senadora.

Los alcaldes metropolitanos del PRI aprovecharon para el tradicional baño de pueblo, aunque el más solicitado fue el de Apodaca, Raymundo Flores Elizondo, que fue el más solicitado, el que más besos tuvo y con quien más las señoras se tomaron la foto, por encima de sus compañeros de Escobedo, César Cavazos, y Gudalupe, César Garza Villarreal.

La ausencia más evidente fue la del gobernador Rodrigo Medina, quien optó por enviar al secretario de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa, en su representación.

Las senadoras Ivonne Álvarez y Marcela Guerra, sorprendieron a todos con su asistencia, pues hubo quienes cruzaron apuestas a que no se presentaban en el evento.

Marcela compartió lugar con los alcaldes metropolitanos, con quienes charló durante casi todo el evento; e incluso mientras Díaz Salazar daba su mensaje se alcanzaban a escuchar pláticas y risas de los ediles y Marcela.

Héctor Morales Rivera, Secretario del Trabajo, estuvo presente en el evento en calidad de ex presidente del PRI.

En la zona de galería, estuvieron también la delegada de la Secretaría de Educación en Nuevo León, María de Jesús Aguirre, y la secretaria de Desarrollo Social en el estado, Juana Aurora Cavazos Cavazos.

El diputado federal, Eloy Cantú Segovia, también asistió y se mantuvo con discreción, lo mismo que el ex gobernador Sócrates Rizzo.

Otro de los que trató de mantenerse cerca de Díaz Salazar fue el coordinador de los diputados locales del PRI, Édgar Romo García, quien según se ha manejado en columnas, es uno de los aspirantes a dirigir la central obrera en Nuevo León.

Al final, los acarreados tuvieron dos opciones: una para regresar a sus casas, otra para continuar a la CNOP, donde hubo un segundo evento y posteriormente a disfrutar de la mejor carne asada, la que no cuesta y es de alta calidad, en la Unión Ganadera Regional.