2 de junio de 2013 / 01:24 a.m.

El mexicano Javier Aguirre, entrenador de Espanyol de Barcelona, reconoció este sábado, tras perder 0-1 con Celta de Vigo, que una vez que amarraron la permanencia, descuidaron algunos detalles."Me resultada difícil poner una nota a la temporada. Una vez que conseguimos la victoria en Getafe (2-0 en la jornada 32) el equipo siguió peleando, pero es posible que hayamos descuidado algunos detalles", aceptó el timonel.

Lo anterior, debido a que tras esa victoria; misma que supuso la continuidad del plantel en Primera División, el equipo ya no ganó, cosechó cinco descalabros y un empate, "esos detalles son los que han marcado el signo de estos partidos", indicó.

"Me quedo con la idea de que el equipo ha hecho un buen trabajo en las 25 jornadas que me tocó dirigirlo", agregó "El Vasco" Aguirre, quien fue contratado cuando el club se encontraba en zona de descenso.

Respecto de la derrota de esta tarde en el estadio de Balaídos, el ex seleccionador de México comentó: "Fue un partido muy disputado. El equipo mostró ganas de ganar y dignificó el partido, pero pagamos caras las consecuencias de los primeros minutos".

"Nosotros pusimos las ocasiones y las oportunidades pero no estuvimos finos de cara a gol", aceptó Aguirre, quien con el descalabro le permitió a Celta continuar en el máximo circuito del balompié español.

"Era normal el estado de nervios y ansiedad que se vivía en el campo y en la grada. Yo no estuve pendiente de los resultados que se daban, pero sí que me voy con la sensación de que merecimos más suerte, más premio", dijo al respecto.