20 de julio de 2013 / 02:48 a.m.

Monterrey.- • Horas después de haber sido liberado tras la acusación de robo y daños en propiedad ajena, el diputado local independiente, Érick Godar Ureña Frausto, dijo ser víctima de abusos por parte de la Policía de Monterrey.

Con golpes en la cara, cabeza, rodillas, espalda, piernas y brazos, el legislador condenó el maltrato que supuestamente le propinaron los uniformados de la corporación regia tras llevarlo detenido por una acusación de robo, por lo que pidió que se le ofrezca una disculpa pública.

"Me aventaron contra el piso, me pusieron las manos hacia atrás, no obstante que yo les explicaba la situación, y ellos no quisieron entender que es lo que les decía, únicamente me decían: 'Tú estás aquí acusado de que faltan unas cosas'",

"Y yo recibí maltrato, golpes y humillaciones ahí en el lugar", mencionó Ureña Frausto.

Cerca de las 18:30 del jueves, tras un conflicto con el hijo del dueño del terreno que rentaba, quien se identificó como Óscar Cruz Puente, el legislador local fue detenido por elementos de la Policía de Monterrey acusado de robar y ocasionar daños en una propiedad privada, ubicada en 15 de Mayo y Rayón, en la zona centro.

Los daños supuestamente ascienden a 40 mil pesos. Sin embargo, unas seis horas después de su retención en las instalaciones de la policía en el Parque Alamey, Cruz Puente se desistió de la acusación y Ureña Frausto fue liberado tras informar que se trataba de un mal entendido que ya se había aclarado.

Según la versión del legislador, su acusador desconocía un acuerdo que había hecho con su padre -el dueño del terreno y quien acababa de fallecer- para hacer una conexión del establecimiento con el terreno que está en la parte de atrás, el cual rentaba desde hace un mes.

"Óscar se dio cuenta de que estaba cometiendo un error y que su padre no le había comunicado y no le había informado lo que yo le comenté, y ahí mismo presentamos un desistimiento, donde él acepta que hubo un mal entendido", relató el diputado.

Aunque en un principio las calificó como un fotomontaje, Erick Godar reconoció la autenticidad de las fotografías que se difundieron de su detención, donde aparece sin camisa, con golpes y sometido por unos elementos de la corporación.

Señaló que, tanto esa afirmación como las declaraciones donde describe que no lo habían llevado detenido y que había acudido por su propio pie a la Alamey, se trató de una protección debido al temor a los uniformados que quedaron encargados del caso.

El diputado local afirmó que se interpuso una denuncia en la Comisión Estatal de Derechos Humanos por las supuestas agresiones, pero no en el Ministerio Público, donde sería más adecuado para que se atienda como delito de lesiones.

Al momento de la conferencia de prensa, Ureña mostró unas fotografías y unos dictámenes médicos, en los que se describen los golpes.

Descartó el consumo de drogas o bebidas embriagantes previas a su detención.

NADIA VENEGAS