-LUIS GARCÍA
2 de abril de 2013 / 12:34 a.m.

 

Monterrey.- • Ante su inminente salida de la Dirección de Comercio, Luis Alberto García, titular de la dependencia, atribuyó los cuestionamientos hacia su gestión a los callos que pisó durante los cinco meses que duró en el cargo.

Sabedor de que sus horas en el municipio están contadas, luego de presentar su renuncia desde hace tiempo, el todavía funcionario, aseguró que por años los comerciantes fueron el baúl de ingresos de algunas personas, aunque no identificó a nadie.“Ha de haber gente que está muy preocupada porque anteriormente de esta oficina sacaban algunos centavitos y ahora ya no tienen forma de hacerlo; están muy molestos, el poner orden a algunas gentes les puede causar malestar.“Si, definitivamente se pisaron callos, hay organizaciones que históricamente vivían de los ciudadanos que se dedican al comercio informal y el hecho de que no hayan podido obtener arreglo alguno ha generado este tipo de golpeteo que se está dando”En forma escueta, García aseguró que su renuncia se dio para atender proyectos personales en la iniciativa privada yque esta ya fue aceptada por la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes.No obstante, explicó que una petición expresa de la Secretaría del Ayuntamiento lo orilló a permanecer en el puesto hasta el mes de abril.“En lo que respeta a esta Dirección se erradicó el tema de la corrupción, en el tema de los moches, que todo mundo sabemos que esta Dirección era muy cuestionada en este sentido (…) estamos muy tranquilos, tenemos la conciencia muy tranquila, ahí están los números”, refirió.Si bien reconoció que hubo “un par de ocasiones” en los que se buscó amedrentar a la autoridad municipal por los operativos emprendidos, hizo hincapié en que las estadísticas muestran un incremento en la cantidad de multas, operativos e ingresos.Al realizar un balance final sobre la Dirección de Comercio, sostuvo que encontró una oficina desarticulada, opaca por la falta de información y con el equipo mínimo para meter en cintura a los oferentes.García dijo desconocer quién lo sucederá en el puesto, más allá de que con insistencia se menciona el arribo de un director con perfil militar para tratar de recomponer a la dependencia municipal.Desde su perspectiva, existe un solo requisito que debe cubrir la persona que ocupe la dirección de la oficina ubicada en la calle Pino Suárez.“Lo que se necesita en esta oficina es gente honesta, y si un civil, un militar o un marino cumple ese requisito, va a sacar adelante el trabajo”, expresó.Se prevé que en las próximas horas la autoridad municipal haga oficial la salida de Luis Alberto García y anuncie su reemplazo.