28 de febrero de 2013 / 01:36 p.m.

Siete presuntos integrantes de un cártel de Morelos, considerado uno de los más violentos en la entidad, obtuvieron su libertad por un error jurídico, del cual se responsabiliza a un funcionario del penal estatal de Atlacholoaya, quien desde el pasado martes no acude a laborar.

Así lo confirmó Jorge Messeguer Guillén, secretario de Gobierno de Morelos, quien además de reconocer que ya se investiga quién o quiénes incurrieron en el desliz, en el centro penitenciario.

Confirmó que siete de los once sujetos detenidos en octubre de 2012 en posesión de armas, droga, ropa táctica, 15 teléfonos celulares, varios vehículos y vinculados con el grupo Guerreros Unidos, ya están en la calle debido al “error” que se investiga, y por el que la Subsecretaría de Prevención y Readaptación Social inició una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado.

De acuerdo con información confirmada por MILENIO, Leonardo Rodríguez Ortíz, encargado del área jurídica del penal de Atlacholoaya –penal estatal—firmó el viernes pasado la boleta de libertad de once reclusos, entre ellos los siete a los que se hace referencia.

Sin embargo, no se cercioró que la suspensión provisional obtenida por ellos, solo los amparaba contra un delito, pero no contra los demás por los cuales debían haberse quedado en prisión.

“"Desde ese día este funcionario no se ha presentado a trabajar, aunque ignoramos si esté dándose a la fuga"”, indicó Messeguer Guillén, quien confirmó el inicio de acciones jurídicas contra el funcionario.

De acuerdo con información obtenida, los fugados son: Víctor José Leura Sotelo, José Armando Carmona Peña, Juan Carlos García Morales, Juan Andrés Palacios Muñoz, Ricardo Rodríguez Díaz, Erick Enrique Rojas Sánchez y Ernesto Salazar Fabián.

 — DAVID MONROY