— DANIEL ANGUIANO
4 de septiembre de 2013 / 01:20 p.m.

Monterrey  • Dentro del estado, el número de patrones afiliados al Instituto Mexicano del SeguroSocial creció en apenas 0.78 por ciento durante los primeros siete meses del año.

De acuerdo a la estadística del IMSS, al finalizar el año pasado, el registro de patrones en el Instituto era de 57 mil 913 afiliados, mientras que al concluir julio de 2013, se tienen 58 mil 371 registros, es decir, sólo 458 afiliaciones más.

 

En opinión de Abel Hibert, presidente del Colegio de Economistas de Nuevo León, esto tiene que ver con el hecho de que no se han creado las empresas necesarias en lo que va del año y la causa principal podría ser el que los inversionistas aún esperan que se den a conocer el resto de las reformas para comenzar sus proyectos.

 

“La actividad económica se ha estado desacelerando en todo lo que va del año y esto ha llevado a que las autoridades prevean a la baja la meta de crecimiento económico. Y eso impide que se creen nuevas fuentes de trabajo, nuevas empresas”, dijo.

 

Aunque en los dos años anteriores la cantidad de patrones afiliados al IMSS fue similar, pues superó apenas los 400 registros durante los primeros siete meses del año, no así en el año 2009, cuando esta cifra alcanzó poco más de 200 afiliados.

 

Y a propósito de si esta desaceleración económica que atraviesa el país tiene que ver con factores externos, como afirmó el presidente Enrique Peña Nieto en su Primer Informe de Gobierno, el también catedrático de la Universidad Metropolitana de Monterrey, aseguró que esto no es así.

 

“No, claro que no (la desaceleración no es provocada por elementos externos). Hay una caída muy fuerte en el gasto público y también una caída muy fuerte en la inversión privada, en esta ocasión no creo que tengamos mucha oportunidad de achacárselo al entorno externo”.

 

“Porque si uno revisa la actividad económica de Estados Unidos, ha estado dando resultados y cifras más positivas a lo largo del año, entonces, ese argumento no es sostenible. Creo que es un factor interno, que tienen que ver con el primer año de gobierno, en lo que toma el conocimiento de los proyectos, siempre hay un rezago por esa situación y también el sector privado detiene la inversión”.

 

Por otro lado, el académico aseguró que la reforma fiscal que se plantearía por el Ejecutivo federal en las próximos días va a impactar en los hogares en el momento en que les quede menos para gastar.

 

“Cuando el gobierno aumenta sus ingresos, pues lo que está haciendo es una transferencia de recursos del sector privado al gobierno”, dijo.

 

Y enfatizó que el gobierno podría prescindir en mayor medida de los recursos captados a través de la renta petrolera.