8 de octubre de 2013 / 06:35 p.m.

Ciudad de México, Madrid .-  Las autoridades mexicanas, en colaboración con la Policía Nacional de España liberaron a cuatro músicos españoles del grupo Delorean, que fueron víctimas de un “secuestro virtual” en la Ciudad de México.

Español es víctima de "secuestro virtual" en México

De acuerdo al Ministerio Vasco del Interior, la banda Delorean se encontraba en un hotel de la Ciudad de México cuando recibieron una llamada telefónica de supuestos policías mexicanos que les ordenaron abandonar el lugar alegando motivos de seguridad ante el riesgo de un inminente tiroteo.

Siguiendo las instrucciones de quienes llamaban por teléfono, los músicos abandonaron el hotel y se registraron en otro. Fue ahí cuando las personas que llamaban les indicaron que estaban secuestrados.

Los secuestradores se pusieron en contacto las familias de cada uno de los cuatro músicos para solicitar una cantidad de dinero a cambio de su liberación. Primero pidieron cinco millones de pesos, y luego subieron a 10 mil Euros.

El Ministerio Vasco del Interior informó que en el último mes cinco ciudadanos españoles han sufrido este tipo de secuestro.

Intervienen Interpol y Policía Federal

Eduardo Sánchez, vocero de seguridad del gobierno federal, confirmó que la madrugada de este martes fueron liberados los integrantes del grupo español Delorean.

“Reciben una llamada telefónica, quien les habla por teléfono los obliga a trasladarse a un hotel en la colonia Roma, los mantienen por teléfono dentro de este hotel (…) estas personas, intimidadas por quienes les estaban hablando por teléfono, actuaron en consecuencia”, explicó.

Sánchez indicó que en una acción conjunta entre la Policía Federal y la Interpol se logró la liberación de los ciudadanos españoles.

Sánchez detalló que mediante estos secuestros virtuales obligan a las personas a que, “a partir de un amedrentamiento, de un miedo muy grave, realicen depósitos o entreguen bienes a quienes están llamado a través de las líneas telefónicas”.

 — JOSÉ ANTONIO LÓPEZ | CORRESPONSAL