5 de septiembre de 2013 / 04:06 a.m.

A cualquier entrenador seduce la posibilidad de abrirse camino y de probarse a sí mismo en una liga como la de México, considerada como una de las 10 más importantes del mundo, por eso aceptó dirigir al Atlante, aseguró el técnico uruguayo Rubén Israel

"El Atlante es un club histórico dentro de México, en muy poco tiempo cumplirá 100 años, el Atlante integra una liga exigente, de reconocimiento mundial y si podemos hacer las cosas bien como en Sudamérica o Centroamérica, tendremos un gran aprendizaje".

Sostuvo que mientras se haga un buen trabajo, profesional, se adapten a las condiciones de un plantel "altamente capacitado", para nada les debe preocupar la situación del equipo en cuanto al tema del descenso.

"Con trabajo, honestidad y perseverancia vamos a tratar de revertir esta situación, ésa es nuestra promesa, el compromiso con los directivos, no hemos venido a prometer resultados, hemos venido a trabajar, a ser honestos", subrayó

El nuevo técnico del Atlante fue presentado hoy a los medios de comunicación en la sala de prensa del estadio olímpico Andrés Quintana Roo.

En una concurrida sala de prensa y acompañado del presidente del club azulgrana Miguel Angel Couchonal y el director ejecutivo José Antonio García, el uruguayo habló de sus planes y de lo que enfrentará y trabajará en el corto, mediano y largo plazos.

Según dijo, sin importar la situación que tengan en la tabla de posiciones, es una bendición llegar a dirigir a Cancún y que dentro de sus primeras acciones se encuentra hablar con los jugadores, mostrarles su filosofía de vida, más que tratar de imponer un estilo de juego.

Sin embargo, admite que trabajará para alcanzar un equilibrio en las líneas, empezando desde la parte baja del equipo.

En la entrevista subrayó que no comparte la filosofía de juego de Ricardo Antonio La Volpe, que le gusta el equilibrio de líneas, pero que poco a poco buscará aplicar su sello al conjunto azulgrana, con un buen ataque y una buena defensiva.

"Yo no estoy en la línea futbolística del profesor Lavolpe en cuanto a gusto futbolístico, no tenemos nada que ver, mi línea futbolística empieza con solidez del equipo empezando siempre desde atrás".

"Creo en la colectividad, las líneas deben tener armonía, equilibrio, que el equipo sepa defender y atacar más que con eficiencia, con eficacia", precisó.

Israel destacó que Atlante tiene cinco jugadores sudamericanos que conoce, a algunos los enfrentó, y que además tiene una base mexicana, con elementos jóvenes que buscará combinar.

Asimismo, admitió que es un reto complicado, como todos los que ha tenido en su carrera, pero precisa que siente plena seguridad de que su trabajo va a terminar arrojando buenos resultados

"Estamos mirando este campeonato y el que viene como un todo, hay 78 puntos en disputa demasiados puntos como para estar nerviosos pensando en el descenso. Venimos con la mentalidad de llegar a lo más alto posible y no de pelear un descenso", reiteró.

De igual forma, reitera que no llega a México a hacer demagogia, que si bien hace unas cuantas horas su única preocupación era el equipo Libertad y la Copa Sudamericana, ahora en lo único en que piensa es en el Atlante, al que conoce poco, por lo que no quiere generar aún altas expectativas.

También explicó que en las próximas horas se enfocará a conocer a los jugadores, la situación en el equipo, en el vestidor, "donde se encuentra el verdadero conocimiento del club".

En la rueda de prensa dio a conocer a su grupo de trabajo, que se conformará del preparador físico Nicolás Dos Santos, su hermano Gustavo Israel y Gabriel "Místico" Pereyra seguirá también en el grupo.

En cuanto a las condiciones de su contrato, aclaró que es por un año.

Notimex