3 de abril de 2013 / 01:29 p.m.

Monterrey • Varios afectados por la empresa Chamba México están a la espera de que se les haga justicia por el fraude del que fueron objeto al prometerles trabajo en Estados Unidos y Canadá. Se apostaron a las afueras de la oficina ubicada en las calles de Treviño y Miguel Nieto, en el centro de Monterrey, sin obtener respuesta.

Una ventana de ésta se encuentra abierta; se ve papelería, los teléfonos suenan, hay resguardo del personal de la Agencia Estatal de Investigaciones, pero no se presenta nadie.

Los afectados tienen que soportar las inclemencias del tiempo: llovizna y calor, además de que no tienen qué comer.

De acuerdo a las indagaciones, los defraudados, que ellos calculan son unos tres mil, no tienen respuesta de nadie.

La noche del lunes, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes les mandó alimentos y agua, pero de las autoridades esperan más que eso.

Además de la pérdida de dinero, les preocupa el mal uso que se vaya a hacer de sus documentos personales.

LO PEOR SERÍA VOLVER

Desde Saltillo, Coahuila, Héctor Manuel Martínez Lagunes vino con la ilusión de partir de Monterrey hacia Estados Unidos o Canadá y trabajar allá por medio de la agencia Chamba México.

“"Dormí aquí en la calle, nadie se ha acercado, es un fraude, no sabemos qué va a pasar, ojalá la autoridad actúe pronto"”, comentó el hombre, casado y con dos hijos.

Desde febrero se enteró por un anuncio de un periódico de Saltillo que había trabajo en Estados Unidos y Canadá, por lo que se contactó con el reclutador, de nombre Alberto Sánchez, entregando su pasaporte y siete mil pesos.

Además, tiene deudas por 30 mil pesos y dice que no tiene sentido volver sin un solo centavo.

La desesperación es enorme en todos, muchos procedentes de Coahuila, así como de estados del sur de la República.

IRAM OVIEDO