28 de marzo de 2013 / 04:10 a.m.

Monterrey.- A simple vista, podría pensarse que el mal tiempo complotaría contra los vacacionistas de montaña en Santiago, Nuevo León.

Los residentes de allá no lo piensan así, y los comerciantes llenan sus anaqueles para recibir oleadas de visitantes en una Semana Santa que pinta bien.

Doña Luz Oyervides atiza los leños de su estufa buscando darle al fuego el punto exacto para hornear su pan de anís que ofrecerá a los vacacionistas en Laguna de Sánchez,

Un poblado serrano de apenas 300 habitantes, ubicado a 40 kilometros de Santiago, a unos 1,600 metros sobre el nivel del mar.

El viento helado de la montaña no parecía desanimar a Don Fidel Oyervides, propietario de un restorán.

Los viajeros que trepen a las zonas serranas de Santiago, Nuevo León deben considerar que la carretera, aunque tiene nueva carpeta asfáltca, carece de línea divisoria o tachuelas reflejantes entre los carriles. Esa situacion es muy peligrosa en condiciones de niebla. De noche, aquella es una aventura que vá más allá de los extremos.

Y debemos aclarar algo más: si pensaba descansar con el incomparable confort de una chimenea, don Heriberto Salazar, administrador de un centro vacacional en Ciénega de González le tiene dos noticias, una buena y una mala. Primero la mala.

Láncese con su equipo de acampar, ropa de invierno, bolsas para que se lleve la basura que genere, y buena disposición para disfrutar de lo que sólo la naturaleza le puede ofrecer.

Joel Sampayo Climaco, Reportero del Aire.