22 de junio de 2013 / 11:51 p.m.

Pese a que se ha puesto en duda su continuidad al frente de la selección mexicana, el técnico José Manuel de la Torre afirmó que tras quedar fuera de la Copa Confederaciones 2013 se va de Brasil con la esperanza de regresar a este país el próximo año para disputar la Copa del Mundo.

"Siempre será un hasta luego porque nos vamos a encontrar alguna vez y espero que sea en un año, la relación que se tiene entre mexicanos y brasileños es de un gran cariño, siempre estamos agradecidos por el apoyo", comento.

En conferencia de prensa, tras vencer 2-1 a Japón, el "Chepo" explicó que esta victoria es muy importante, no solo porque impidió que se fueran en blanco de la competencia, sino sobre todo en el aspecto de la confianza de cara a la recta final del hexagonal final de la Concacaf rumbo a 2014.

"Es más fácil corregir ganando que perdiendo, aunque las victorias a veces te engañan mucho si no eres analítico, por supuesto que es algo de orgullo por todo lo que pasamos acá".

"En cualquier partido para mí es una gran oportunidad, se sigue la competencia de ser mejores, todo cuenta y eso el jugador también, está claro que el jugador luchó hasta el último minuto para conseguir el resultado que queríamos", aseguró.

Sobre la dependencia ofensiva que tuvieron de Javier Hernández, autor de los tres goles que marcó el "Tri" en esta competencia, explicó que es un elemento que tiene la calidad para lograr esto, pero también para generar ocasiones de peligro.

"Javier, desde que fue profesional, tuve la oportunidad de iniciarlo como profesional, siempre ha sido un jugador muy competitivo, busca todas las jugadas, ese sentido de oportunismo, eso es lo que lo ha llevado a grandes niveles y ahora dándole respuesta con sus goles al Tri", declaró.

Agregó que "así son los goleadores para el equipo mexicano, es muy importante tenerlo en nuestras filas porque siempre provoca espacios, no solo los goles que nos da mayores posibilidades de ganar, Javier hace que tengamos una ofensiva importante".

Sobre el balance general del juego ante el cuadro nipón, el estratega explicó que su equipo pudo recuperarse de unos primeros minutos inciertos para ellos.

"Creo que Japón comenzó más intenso que nosotros, mejor plantado en el campo con algunas aproximaciones que tuvieron hacia nuestro marco".

Consideró, no obstante, que "poco a poco fuimos ganado terreno con las llegadas, aprovechando los espacios y ahí empezando a imponer más condiciones. En el segundo tiempo tuvimos posesión y llegadas por los costados hasta que llegaron los goles", sentenció.