Israel Santacruz
9 de septiembre de 2013 / 12:44 a.m.

 

Guadalupe.- • El alcalde de Guadalupe, César Garza Villareal, señaló que esperan en breve la resolución del juez federal para saber si continúan o no los trabajos de la plaza comercial de la colonia Contry Sol, y en donde, señaló, los vecinos no corren riesgo por el momento.

Garza Villarreal detalló que la próxima semana será cuando el juez federal dictamine si el permiso para la construcción de esta plaza comercial es legal o no, aunque afirmó que independientemente de la resolución que dicte el juez, ésta se acatará.

“El tema lo estaba resolviendo un juez federal, nos atendremos a lo que el juez resuelva, y en cuanto a la seguridad, Protección Civil está en el reguardo del lugar, no hay riesgos para la población civil y lo que toca al futuro de la construcción lo va a decidir un juez federal y nosotros nos atendremos a la orden que el juez federal dé. Hay una suspensión que se resuelve la semana que entra y el juez va a decir si es legal o no es legal el permiso que se dio, y nosotros atenderemos a lo que el juez resuelva”, afirmó.

El munícipe detalló que se tiene mesas de trabajo tanto con vecinos como con el dueño del proyecto, asegurando que, apegándose a los reglamentos actuales del municipio de Guadalupe, el uso comercial de la avenida Las Américas llega a los 50 metros al interior de su corredor.

“La avenida Las Américas es un corredor urbano que, de acuerdo a la Ley y Plan de Desarrollo de Guadalupe, tiene hasta 50 metros de profundidad sobre avenida Las Américas para desarrollos de tipo comercial; un juez es el que va a decir si es legal o no es legal el permiso que municipio dio. El cambio de uso de suelo, la fusión del terrenos se dio en el 2012, en la administración pasada, y el permiso de construcción, basado en ese documento que nos permitía dar el permiso, se otorgó el permiso de construcción”, agregó.

Garza Villarreal mencionó que aunque los deslaves vinieron debido a la lluvia y la inactividad de los trabajos en la zona, propiciados por la orden de un juez, los posibles gastos para resarcir los daños correrán a cargo de los desarrolladores del proyecto.

“Lo que es importante es que el deslave fue ocasionado por las lluvias y falta de presencia de gentes que están haciendo la construcción, obligada por un juez que suspendió los trabajos de construcción. Esta situación no pone en riesgo la vida de nadie, ni de la población civil y Protección Civil está al tanto del proyecto ahí”, destacó.