25 de febrero de 2013 / 06:03 p.m.

El segundo entrenador del Barcelona, Jordi Roura, declaró que espera este martes a un Real Madrid que busque atacar en el Camp Nou, ya que tiene desventaja en la eliminatoria de las semifinales de la Copa del Rey.

En el partido de "ida" en el Santiago Bernabéu ambos equipos igualaron 1-1, marcador que tiene arriba a los blaugranas gracias al gol de visitante, así que el ayudante de Francesc "Tito" Vilanova, considera que los madridistas saldrán ofensivos, aunque también dejó en claro que el esquema del rival suele ser imprevisible.

"Nunca se sabe qué Madrid veremos, pero ellos tienen que marcar e irán a buscarnos arriba, así lo esperamos. Será un partido complicadísimo, pero el equipo está muy concentrado. Siempre me ha parecido difícil. Tiene un presupuesto estratosférico", argumentó.

El auxiliar técnico del cuadro catalán reconoció que siempre en los clásicos hay dureza, pierna fuerte y demasiada intensidad, pero espera que la inclemencia no vaya más allá del terreno de juego.

"Todos los Barça-Madrid son duros e intensos. Hay que pedir que no se traspasen los límites de lo deportivo", enfatizó Jordi Roura, quien se ha hecho cargo del Barcelona tras los problemas de salud de Vilanova, quien se encuentra en Nueva York (Estados Unidos) tras recaer de un cáncer en la glándula parótida.

Respecto a su escuadra, Roura dejó en claro que el sistema del Barcelona no cambiará, pues buscará tener la posesión de la pelota y atacar la meta contraria, debido a que su equipo no se ve actuando de otra manera.

"Nunca especulamos. Somos un equipo que no sabe hacerlo. Siempre somos ofensivos y salimos a buscar al rival", advirtió el segundo entrenador de los "culés".

Destacó también el hecho de que las eliminatorias como la Copa del Rey ante el Real Madrid y los octavos de final de Champions frente al AC Milan se cierren en el Camp Nou, pues la localía siempre es un buen aliciente.

"Poder jugarnos las eliminatorias importantes en casa es el fruto de haber hecho un muy buen trabajo. La temporada está siendo muy buena. Siempre sería un paso importante el poder solventar la eliminatoria ante el Madrid.

"Este tipo de partidos prefiero jugarlos en casa. Los Clásicos nunca tienen favorito. Los pequeños detalles marcarán el devenir de la eliminatoria", indicó.

El Barcelona tendrá su pase a la gran final de la Copa del Rey, una vez que gane o empate sin goles ante los "Merengues"; de lo contrario, se quedará a la orilla de la defensa de su título.

Notimex