— ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
20 de septiembre de 2013 / 01:48 p.m.

Guerrero • En San Vicente el miedo se mide en toneladas de tierra, por eso parte de su población vive desde hace cuatro días en improvisadas carpas de hule que no garantizan seguridad, este viernes se espera la evacuación de por lo menos 500 personas que serán albergadas en Chilpancingo.

San Vicente es una comunidad con una población aproximada de 5000 habitantes, por lo menos la mitad resultó con afectaciones por las lluvias que generó el huracán "Manuel" el sábado, domingo y lunes de la semana pasada.

Aunque el agua bajó de los cerros en el transcurso de la noche no hubo pérdidas de vidas humanas, sin embargo decenas de animales de crianza quedaron sepultados bajo toneladas de lodo, en tanto que varias hectáreas de tierra de labor ya son consideradas en pérdida total.

La comunidad se ubica en el centro de una cañada y los cerros que la rodean muestran grandes deslaves, por eso casi una cuarta parte de los habitantes buscaron refugio en las zonas boscosas desde la mañana del domingo 16 de septiembre.

Mujeres y niños viven desde hace cinco días a la intemperie, cubiertos apenas por carpas levantadas con lonas y frágiles trozos de madera que no garantizan su protección.

Enfermos y entre raíces

Dulce María, Mariel y José Guadalupe son niños de 1, 2 y 6 años de edad que bajo el resguardo de su madre, la señora Agustina Guillermo Ávila permanecen en una carpa de lona color azul, su cobijo mide menos de dos metros y se afianza con delgadas cuerdas amarradas de los árboles de ocote que prevalecen en la zona.

El padre no está en el lugar al momento en que se platica con la jefa de familia, a petición del comisario acudió a una reunión en el centro del pueblo para dialogar sobre la pertinencia de evacuar la zona o mantenerse al pendiente de su deteriorada vivienda.

Dulce María y Mariel ya sufren cuadros de fiebre y tos, lo que dibuja una mueca de angustia en el rostro de su madre, quien reprocha que hasta esa hora del jueves no se haga entrega de ayuda humanitaria.Solo 50 despensas

La mañana del jueves un helicóptero del Ejército Mexicano aterrizó en el patio de la telesecundaria de San Vicente, los pobladores experimentaron una sensación agridulce porque el personal militar solamente llevó un paquete de 50 despensas.

El comisario Apolinar Sánchez recibió el apoyo y lo guardó en la comisaría, pues no había manera de definir un criterio para dividir 50 despensas entre 5 mil habitantes.

Colectivo 4 X 4

En contraparte, un grupo de seis integrantes del colectivo 4 X 4, que en Chilpancingo aglutina a propietarios de vehículos de doble tracción se coordinó con la delegación municipal de la Cruz Roja, personal de Protección Civil del estado y del DIF-Guerrero y subieron por tierra hacia Coapango para entregar despensas.

Al enterarse de la comprometida situación de San Vicente decidieron subir y llevar una ayuda humanitaria más abundante.

Tres camionetas Pick up y una tres toneladas cargadas de víveres y ropa colectadas en Chilpancingo representaron la primera alegría que los pobladores recibieron en los últimos quince días.

En el punto conocido como la Cueva del Vivero encontraron a los habitantes de San Vicente trabajando en la reapertura del camino.

En ese sitio el agua subió más de 30 metros en su nivel y mató tres hectáreas de cultivos de maíz, por eso los habitantes de San Vicente se declararon incomunicados pero de inmediato comenzaron a trabajar en el restablecimiento de su vialidad.

Evacuación inmediataLas carpas tendidas en la zona boscosa del camino que conduce a San Vicente tienen una explicación lógica hasta que se camina entre los cerros que rodean la comunidad.

Todos muestran grietas con abundantes escurrimientos de agua, tierra abajo se observan toneladas de lodo revueltas con hojas y raíces de milpas, pues el entorno de la localidad hasta hace unos días estaba estampado con el verde que identifica los cultivos de maíz.

Al menos la cuarta parte de la localidad está amenazada por el posible colapso de los cerros y desde este lunes varias familias comenzaron a retirarse, al menos 200 ya están refugiadas en Coapango, en tanto que otras caminan hasta llegar a Chilpancingo.

El colectivo 4X4, la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), la Cruz Roja de Chilpancingo y ciudadanos independientes ofrecieron ayudar con el traslado colectivo de los habitantes de San Vicente.

El comisario integró una lista que hasta la tarde del jueves reunía 500 ciudadanos dispuestos a evacuar, aunque se indicó que para la mañana del viernes puede crecer de manera importante.

La Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) anunció que recibirá a los damnificados en un albergue habilitado en la capital del estado, en donde les garantizarán alimentos y cobijo.