28 de noviembre de 2013 / 06:36 p.m.

Dos obreros murieron el miércoles cuando una grúa chocó con una estructura metálica de 500 toneladas, que a su vez derrumbó una sección del estadio en Sao Paulo, lo que empeoró las preocupaciones sobre los preparativos de Brasil para el torneo del próximo año.

 

La FIFA dijo que intenta averiguar la magnitud exacta del daño ocasionado por un derrumbe en el estadio que albergará el partido inaugural del Mundial de 2014, y hasta entonces no podrá saber cuánto se atrasará la entrega de la instalación.

Dos obreros murieron el miércoles cuando una grúa chocó con una estructura metálica de 500 toneladas, que a su vez derrumbó una sección del estadio en Sao Paulo, lo que empeoró las preocupaciones sobre los preparativos de Brasil para el torneo del próximo año.

La FIFA quiere que las 12 sedes del Mundial estén listas a fines de abril, pero probablemente tendrá que aplazar la fecha para el estadio de Sao Paulo. El organismo rector del fútbol mundial señaló que no tiene un plan de emergencia para las sedes, porque ya se vendieron casi un millón de entradas para los partidos.

"Es demasiado prematuro para evaluar detalladamente la situación de la Arena Corinthians, ya que todavía estamos esperando por el informe técnico para evaluar la magnitud del daño", indicó la FIFA en un comunicado enviado a la AP. "Podremos ofrecer un boletín actualizado a principios de la próxima semana, después de (la reunión) del comité organizador de la Copa del Mundo".

Los principales dirigentes de la FIFA, junto con grandes figuras del fútbol, estarán la próxima semana en el balneario de Costa do Sauipe para participar en el sorteo del Mundial.

Las obras en la Arena Corinthians estaban bastante adelantadas, pero el trabajo se paralizó al menos hasta el lunes. Los obreros recibieron tres días libres de luto, y los que acudieron el jueves al estadio fueron enviados de vuelta a sus casas.

El ex presidente de Corinthians, Andrés Sánchez, dijo el miércoles que el accidente no provocó daños estructurales mayores, pero agregó que entregar el estadio a tiempo es la menor de las preocupaciones del club.

"No quiero saber de la FIFA ahora mismo. Estamos preocupados por las familias de las víctimas", señaló.

La FIFA emitió un comunicado el miércoles diciendo que "la seguridad de los obreros es la prioridad" del organismo.

Ingenieros y técnicos inspeccionaban el lugar para tratar de determinar cuándo se podrá reanudar la construcción. También había fiscales y sindicatos para evaluar la seguridad de la zona.

Uno de los obreros que murió el miércoles estaba descansando en una zona que se suponía que estuviese vacía, según dirigentes de Corinthians.

Ricardo Trade, director ejecutivo del comité organizador del Mundial, dijo que sólo las autoridades locales pueden decidir si hay que suspender la construcción, pero afirmó que no cree que el accidente ocasione retrasos. El partido inaugural de la Copa del Mundo es el 12 de junio.

Brasil se ha visto afectado por retrasos en las obras de los estadios, accidentes, huelgas y protestas en la antesala de la Copa del Mundo que comienza el 12 de junio. Originalmente, se esperaba que el Mundial fuera una vitrina para mostrar la capacidad de organización de un país en ascenso, que también será sede de los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

El estadio estaba casi listo antes del accidente del miércoles. La estructura metálica rompió una sección del muro del edificio, y chocó con un enorme panel de LED que recorre la fachada del estadio.

El diario Estado de S. Paulo reportó que la fiscalía había señalado 50 irregularidades en la instalación, incluyendo algunas relacionadas con los procedimientos de emergencia.

Este no es el primer problema en un estadio mundialista en Brasil. Tres obreros han muerto en accidentes en tres construcciones distintas en los dos últimos años.

Ap